10 DE FEBRERO · VIENDO CON LOS OJOS ESPIRITUALES

En 1880 los hermanos Lumiére comenzaron a trabajar en la posibilidad de capturar imágenes en movimiento. La fotografía era algo bastante conocido así que usaron esa base para su proyecto. Pasaron casi dos décadas hasta que lograron su objetivo al proyectar una cinta que mostraba a unos obreros trabajando dentro de una fábrica. Su éxito fue inmediato en toda Europa y Norteamérica. En el siguiente año filmaron 10 películas, pero poco a poco dejaron la idea de lado porque el trabajo parecía algo monótono y no creían que se pudiera lograr algo mucho más significativo.

Sin embargo, Alice Guy, una mujer estadounidense secretaria de una compañía de fotografía se asoció con muchas personas importantes y fundó su propia empresa que no sólo se ocuparía de fotografías, sino también de hacer filmaciones a gran escala. La visión de Alice fue mucho más lejos que la de los hermanos Lumiére. Ella entendió que podía dividir la cinta de la película y contar historias, vio que podía cortar una escena y pasar a otra sin que el espectador perdiera el hilo del relato. De esa manera se pudo impulsar el cine como arte audiovisual con gran éxito hasta nuestros días. Un poco perspectiva puede tomar una idea que no parece tan buena y convertirla en un éxito total. Muchas veces nos cuesta visualizar, imaginar o soñar por frustraciones pasadas.

Esas pequeñas frustraciones no te dejan entender lo que Dios ha preparado para ti. Recuerda nuestra fe tiene ojos espirituales. Solo mira con los ojos de Dios y Él te dará otra perspectiva de tu situación.