dia1

reflexionar

Quiero dar la bienvenida a cada uno de los Valientes Guerreros que el Señor está levantando en este tiempo. Un Valiente Guerrero es alguien que aprendió a apoyarse en Dios más que en sus propias fuerzas. Un ejemplo de ello es Gedeón a quien el ángel del Señor se le apareció en el momento en que él estaba preparando el trigo para esconderlo de los madianitas y le dijo:

palabra

Dios escogió a Gedeón, no por sus grandes virtudes, ni por su gran espiritualidad, tampoco lo hizo por su linaje familiar o por su poder económico, pues nada de ello poseía. Recordemos lo que dijo el Apóstol Pablo: “Pues mirad, hermanos, vuestra vocación, que no sois muchos sabios según la carne, ni muchos poderosos, ni muchos nobles; sino que lo necio del mundo escogió Dios, para avergonzar a los sabios; y lo débil del mundo escogió Dios, para avergonzar a lo fuerte; y lo vil del mundo y lo menospreciado escogió Dios, y lo que no es, para deshacer lo que es, a fin de que nadie se jacte en su presencia” (1 Corintios 1:26-29).

El ejército que logró conformar Gedeón fue de 32.000 hombres, los cuales debían hacer frente al ejército de Madián el cual estaba conformado por 135.000 hombres. El haber logrado reunir 32.000 hombres que habían perdido toda esperanza, y que además se encontraban pobres y sin poseer fuerza alguna para pelear, era de por si una gran hazaña.

Pero el Señor le dijo que despidiera a todos aquellos que tuvieran miedo y 22.000 de ellos se regresaron. Luego le indicó que los llevara a beber agua y aquellos que la beban como lo hace un perro que los ponga aparte, éstos sumaron solamente 300; en ese momento el Señor le declaró que solamente con ellos obtendría la victoria. ¿Qué vio el Señor en esos 300? Vio que ellos no soltaron su escudo ni para beber agua, con una mano sostenían el escudo y con la otra llevaban el agua a la boca y así la lamían.

Estos 300 fueron los que Dios usó para desbaratar a todo el ejército de Madián. Algo que los caracterizó y les permitió alcanzar tan grande victoria fue que obedecieron fielmente cada una de las indicaciones de Gedeón.

Somos conscientes de que estamos viviendo una guerra en el mundo espiritual y se requiere que estemos: “Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis estar firmes contra las asechanzas del diablo” (Efesios 6.11).

Las armas mas poderosas que Dios nos dio para la guerra espiritual están en Apocalipsis 12:11: “Y ellos le han vencido por medio de la sangre del Cordero y de la palabra del testimonio de ellos, y menospreciaron sus vidas hasta la muerte”.

sangre

deldia

declaracion

“Jehová recompense tu obra, y tu remuneración sea cumplida de parte de Jehová Dios de Israel, bajo cuyas alas has venido a refugiarte” (Rut 2:12).

La vida de Rut es un claro ejemplo de fe, confianza y fidelidad. No se dejó desalentar por las circunstancias sino que confió en que Dios intervendría sobrenaturalmente y le daría la victoria.

En Israel fue conocida por la determinación que tuvo de no dejar a su suegra. Cuando Booz estuvo frente a ella le dijo: “Jehová recompense tu obra”.

En la vida de Rut se conjugaban la pureza, sencillez, fidelidad y optimismo. Ella pudo ver en Noemí lo que Orfa nunca vio; por ello prefirió regresar a sus costumbres paganas. Rut conoció al Dios de Israel a través de Nohemí y no estaba dispuesta a dejarlo a Él ni tampoco a su suegra.

Nuestras obras muestran la clase de fe que tenemos, (Santiago 2:17), y esto se convirtió en uno de sus mayores soportes.

memorizar

memorizarok

orar

orando

DÍA 1 · ENTRANDO EN LA GUERRA ESPIRITUAL

|

1.902 comentarios