ENERO 18 · UNA MENTE LIBRE DE TEMOR

Desde sus primeros años, David tuvo un corazón tierno y sensible a las cosas de Dios. A pesar, de sufrir las presiones normales de cualquier familia contemporánea, por ejemplo, es conocido que sus hermanos los menospreciaban. Pero la firmeza del carácter de David era evidente en las reacciones que tenía frente a cada situación, pues cada tarea que le asignaban la hacía con un corazón obediente y fiel, independientemente de cuál fuera.

También, David tenía muy claro el concepto del liderazgo, gracias a que era pastor de ovejas. Él entendía perfectamente que tenía que responder ante su padre por cada oveja que éste le había confiado. Para ser fiel tuvo que enfrentarse muchas veces a las fieras.

El éxito es el resultado de una actitud mental correcta y positiva. Si alguien permite una pobre actitud en su mente, el resultado va a ser muy pobre. ¿Qué produce una persona mediocre? Resultados mediocres. Por otra parte, una actitud de fe nos lleva a la conquista de aquello que parece imposible.

Para David no tenía ningún sentido que todo el ejército de Saúl estuviera asustado ante Goliat. Sin embargo, era el único en notar que había algo fuera de orden, porque era el único que tenía una manera de pensar diferente, una mente de fe. Él no permitió el temor ni miró las circunstancias, sino que aprendió a fortalecerse en Dios.