25 DE FEBRERO · TRANSFORMANDO LO NEGATIVO EN POSITIVO

En los anteriores días hemos visto cinco aspectos importantes para recibir y transmitir perdón estos fueron:

  • Reconocer su necesidad de perdonar.
  • Someterse a Dios.
  • Entender que el perdón lo libra de la culpabilidad.
  • Confesar que ha perdonado.
  • No regresar al resentimiento

Lo último que usted debe hacer es reponer lo negativo por lo positivo.

Cuando uno sabe que Dios le ha perdonado una montaña de pecados, lo ama con todo su corazón, pero si cree que lo ha perdonado poco, poco lo amará. Si los pecados de los que le ofendieron a usted fueron muy grandes, perdónelos, decida creer nuevamente en esas personas con todo el corazón, y nunca más vuelva a traer a la memoria sus pecados. Sepulte esas transgresiones y verá como Dios le da la restauración.

Durante el mandato de Andrew Jackson, uno de los Presidentes de los Estados Unidos, aconteció que un hombre de la oficina de correos vio que alguien estaba robando. Este empleado se llamaba George Wilson. Al ver al ladrón, tomó un arma, le disparó y lo mató. Por este hecho fue condenado a muerte. Al enterarse de este episodio, el Presidente Jackson extendió el perdón, pero George Wilson no lo aceptó. A causa de ello surgió un gran debate legal, que llegó hasta la Corte Suprema, y el Juez de la Corte estableció una sentencia en la cual dijo: “La declaración del perdón es solo un pedazo de papel, pero tiene el poder de perdonar si lo acepta la persona que es objeto del perdón. Si la persona que es objeto del perdón se niega a aceptarlo, ésta no puede ser absuelta; por tanto, debe ejecutarse la sentencia de pena de muerte dictada contra George Wilson”. Este hombre fue ejecutado por rehusarse a aceptar el perdón que se le había otorgado.

Dios extiende Su perdón, pero nosotros determinamos si lo aceptamos o lo rechazamos. Aquel que lo acepta recibe sobre su vida todos los beneficios de la Cruz, pero aquel que lo rechaza recibe la maldición descrita por Dios en Su Palabra. Una gran diferencia se contempla entre aquellos que asisten a la iglesia y viven como si Dios nunca hubiera perdonado sus pecados; quien duda invalida la Palabra de Dios y trata a Dios de mentiroso. Pero Dios extiende Su perdón a aquellos que tienen fe y se atreven a creer en Él.

El Apóstol Pablo, en su carta a los de Éfeso, hablándoles de una nueva vida les dijo: “Antes sed benignos unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, como Dios también os perdonó a vosotros en Cristo”, está en el capítulo 4, verse 32; queriendo decir que nuestra nueva naturaleza en el Señor nos lleva a perdona y mostrar misericordia.

Hoy es el día para que pueda perdonar a todos aquellos que le han hecho mal, sabiendo que usted también fue perdonado.