SEPTIEMBRE 29 · TODO ES POSIBLE A TRAVÉS DE LA FE

La única manera en que Dios se relaciona con el ser humano es a través de la fe, y es importante entender que la fe no puede ser remplazada por sacrificios ni por dadivas, porque la fe solo puede venir por la palabra de Dios; pero para algunos solo les llega a la mente y no al corazón; y debemos recordar: “Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación. Pues la Escritura dice: Todo aquel que en él creyere, no será avergonzado” (Romanos 10:10,11).  Dios se agrada de todo aquel que en él cree 

En Juan 14:21 dice: “El que tiene mis mandamientos, y los guarda, ése es el que me ama; y el que me ama, será amado por mi Padre, y yo le amaré, y me manifestaré a él”. 

 Debemos entender, que Dios desea que mientras tengamos contacto con Su palabra, esta se convierta en semillas de esperanza y de vida que con el tiempo van a fructificar; razón por la cual debemos leer la palabra en quietud, entendiendo lo que Dios nos está hablando a través de ella. No debemos leerla por aquietar la conciencia, sino que debemos recibirla como ese alimento que va a nutrir nuestra alma y va a fortalecer nuestro espíritu.

Debemos entender que nadie puede guardar lo que no tiene; y para guardar los mandamientos del Señor, primero tenemos que conocerlos, para aceptarlos y de esta manera guardarlos. en su carta que Pablo envió a su hijo espiritual Tito, en el capítulo 1, verso 3 y 4 dijo: “… en la esperanza de la vida eterna, la cual Dios, que no miente, prometió desde antes del principio de los siglos, y a su debido tiempo manifestó su palabra por medio de la predicación que me fue encomendada por mandato de Dios nuestro Salvador. El apóstol enfatiza diciendo: “Dios, que no miente, prometió”. debemos entender que ni una sola de las promesas o palabras que Dios ha dado a sus hijos ha quedado sin cumplimiento. Y añade: “y a su debido tiempo manifestó su palabra por medio de la predicación”.