1 DE AGOSTO · TENIENDO LA VISIÓN DE DIOS

Antes de que existiera este vasto universo, antes de que hubiera seres en el cielo o la tierra, existía Dios. Él tuvo la visión del ser humano, concibió en Su mente a la raza humana, luego concibió la idea de todos los elementos que rodearían al hombre; le tomó cinco días preparar la casa donde él viviría. Luego decidió crear al hombre, ya Él había concebido que sería hecho a Su imagen y semejanza. El Apóstol Pedro al decir que somos partícipes de la naturaleza divina (2 Pedro 1:4), se refiere a que el creyente tiene la misma capacidad de Dios de imaginar y visualizar, para luego reproducir y hacer.

Dios tiene un plan perfecto para usted y para cumplirlo Él debe trabajar en su carácter. El gran problema de muchos líderes cristianos es que posiblemente tengan talento y capacidad, pero una debilidad subsiste en su carácter. Todo hijo de Dios debe pasar por un proceso en el cual su carácter es moldeado. El Padre muchas veces usa dificultades y adversidades para llevarnos a morir a todo aquello que no nos permite cumplir Su propósito. Dios siempre me ha llevado a formar el carácter de los líderes para que dependieran sola y únicamente de Él. Gracias a que sus vidas fueron probadas –y aprobadas– hoy son los que lideran las células, predican y ministran en los diferentes lugares; es el equipo que Dios ha puesto como líderes de doce.

Cuando su carácter fue formado, Dios los puso como capitanes de cincuenta, doscientas y quinientas células realizando así una gran obra para Dios. Sé que se avecinan cosas grandes para la Iglesia de Cristo en el mundo entero, sé que Dios está alcanzando miles de almas que hoy están perdidas; Él pelea por ellas arrebatándolas del infierno y trasladándolas a Su Reino de gloria y usted es Su instrumento para la tarea. Dios hoy anhela darle un corazón de guerrero. Se enfrentará al diablo cara a cara y ya no sentirá temor; lo reprenderá y le dirá que se vaya, que suelte las almas de su ciudad, su nación, y él obedecerá porque usted tiene una voz de autoridad en el Nombre de Cristo Jesús.

Tener la visión de Dios es algo sencillo. Solamente debe rendirse completamente a Él. Jesucristo dijo que, si el grano de trigo no cae en tierra y muere, quedará solo, pero si muere, dará mucho fruto. Usted debe primero morir. No sé si alcanza a entender la magnitud de la palabra ‘morir’; pero tiene que morir a usted mismo, dejar completamente sus propios planes e ideas y entregarse por completo a cumplir la visión que Dios tiene para su vida, familia, ciudad y nación.