23 DE JUNIO · SOLTANDO LA CARGA

El yugo mas pesado que por lo general es que carga el ser humano es el pecado, y este yugo oprime, aflige y destruye.

El Dr. Lucas conocido como el medico amado relata la experiencia de un Joven conocido como el hijo prodigo, quien en un determinado momento en su vida quiso manera como a él mejor le pareciera y pidió la parte de la herencia que le corresponda. Y desde el momento en que este joven salió de su casa cada paso que dio lo fue conduciendo por una senda desconocida hasta que se encontró en una provincia muy distante.

Aunque sus jardines se veían de rosas, detrás de sus muros solo se encontraba la miseria, la enfermedad y el dolor. En medio de su aflicción un rayo de luz iluminó su entendimiento y es cuando se encuentra ante la posibilidad de buscar una nueva oportunidad y encontrarse con su Padre. “Y volviendo en sí, dijo: ¡Cuántos jornaleros en casa de mi padre tienen abundancia de pan, y yo aquí perezco de hambre! Me levantaré e iré a mi padre”. (Lucas 15:17,18a).

Todo lo que en algún momento tuvo este joven se esfumó más rápido que una ilusión y se encontró en total abandono y carencia absoluta hasta de las necesidades básicas.

En medio de la crítica situación en que se encontraba, él hizo un paralelo entre su situación actual y la vida tan diferente que había llevado en la casa de su padre, comprendió que cualquier jornalero tenía abundancia de pan, mientras él estaba a punto de morir de hambre. Esta reflexión trazó el camino que le condujo al encuentro con su padre. “Y me buscaréis y me hallaréis, porque me buscaréis de todo vuestro corazón” (Jeremías 29:13).

“Me levantaré e iré a mi padre y le diré: Padre, he pecado contra el cielo y contra ti.”. (Lucas 15:18).

Este joven tuvo la firme determinación de confesar sus pecados, aceptando su responsabilidad, pero a la vez procurando alcanzar misericordia. “Me levantaré e iré a mi padre y le diré: Padre, he pecado contra el cielo y contra ti.”. (Lucas 15:18). este joven se dispuso a confesar sus pecados; con la intención de que lo recibiera no como su hijo, sino como un jornalero. y este encuentro es un prototipo de la cruz. El Señor Jesús estuvo dispuesto a hacer un intercambio con el ser humano.

Él tomó toda la miseria de la raza humana y la llevó sobre Su cuerpo, y a cambio le entregó, a aquellos que creen en Él, toda Su justicia. La cruz se convirtió en el único puente entre el pecador y Dios. Apreciado amigo Solo existe una persona en el universo que le puede ayudar y su nombre es Jesús de Nazaret, solo en él hay redención.