21 DE ENERO · SIRVIENDO A UN DIOS SANTO

El armiño vive en las selvas de Asia y Europa, y protege celosamente su pelaje
blanco.
Se cuida para no ser manchado, especialmente en invierno cuando su pelaje se
torna más blanco, de esta característica los cazadores toman ventaja, pues ellos
cubren la entrada de la cueva del armiño con barro y esperan a que él llegue a su
cueva, cuando llega y ve la entrada de su vivienda cubierta de barro, el armiño en
lugar de limpiarla su entrada para refugiarse en su cueva, pues prefiera enfrentar a
los perros de caza, con los cuales siempre sale perdiendo. De esta manera el
animalito pierde su vida para mantenerse limpio.
Jesús cuando dio su sermón del Monte dijo: “Bienaventurados los de limpio
corazón porque ellos verán a Dios”. La pureza y la limpieza del alma causan
alegría verdadera mientras que la impureza del pecado solo causa dolor.
Decídete YA, sigue el ejemplo del armiño, sigue a Cristo, deja que él te dirija por el
camino que te lleva a la pureza, porque ese camino es el que te dará felicidad
genuina.