5 DE JUNIO · SIENDO PERSONAS DE PACTO

Nuestro Dios es un Dios de pacto. Él se ha comprometido a lo largo de los siglos con sus siervos, y ha sido fiel a Sus promesas. Como hijos de un Dios de Pacto, debemos permanecer fieles a Él, en todos los aspectos de nuestras vidas.

Rut, una mujer Moabita, quien había quedado viuda y se convirtió en la de Israel, cuando piso esa tierra, la amó, porque allí conoció a ese Dios que tenía la exclusividad con el pueblo de Israel. Cuando su suegra Noemí trató de persuadirla para que regresara a su tierra y sus dioses, ella le respondió: “Tu pueblo será mi pueblo y tu Dios mi Dios. Donde tú murieres, moriré yo, y allí seré sepultada; así me haga Jehová, y aun me añada, que solo la muerte hará separación entre nosotras dos” (Rut 1:16,17).

Rut, propuso en su corazón ser de bendición para Noemí y al tener el enfoque correcto, tomó la decisión acompañarla a donde quiera que ella fuera. Sin que Rut lo hubiese planeado, en la tierra de Canaán, conoció a aquella persona que podía redimirla, y ese fue Booz. Aunque era mayor que ella, tomó la decisión de casarse con Rut y esta fue la bendición que expresaron hacia ella. “Y dijeron todos los del pueblo que estaban a la puerta con los ancianos: Testigos somos. Jehová haga a la mujer que entra en tu casa como a Raquel y a Lea, las cuales edificaron la casa de Israel; y tú seas ilustre en Efrata, y seas de renombre en Belén. Y sea tu casa como la casa de Fares, el que Tamar dio a luz a Judá, por la descendencia que de esa joven te dé Jehová.” (Rut 4:11,12). Y de la descendencia de Rut, nació Jesús, nuestro salvador.

Quizá años atrás usted hizo un pacto con el Señor, el cual aún no ha cumplido. Hoy puede renovar su pacto de consagración y entrega a Dios. Si aún no ha hecho pacto con Dios, puede hacerlo ahora mismo. Prométale que le será fiel, que le servirá, que le amará y levantará una generación santa para Él. Pacte diciéndole que será fiel a Su llamado, a su iglesia, que le será fiel en sus diezmos y ofrendas y al hacerlo se sorprenderá ante las puertas de bendiciones que se le abrirán, no solo para su vida, sino también para toda su descendencia.

Rut fue una mujer que marcó la historia porque hizo pacto de fidelidad, y eso trajo grandes riquezas y bendiciones a su vida. Si usted hoy decide ser una persona de pacto, verá como Dios le cambia su naturaleza y podrá conquistar aquello ni usted mismo se imaginaba.