5 DE SEPTIEMBRE · RESPALDADOS POR DIOS

Este Moisés que fue rechazado por los mismo hebreos cuarenta años atrás; pues él pensaba protegerlos con el poder de su fuerza y esto es prácticamente imposible. David escribió: “Ninguno de ellos podrá en manera alguna redimir al hermano, Ni dar a Dios su rescate (Porque la redención de su vida es de gran precio, Y no se logrará jamás).” (Sal 49:7,8).

Su inmadurez lo llevo a matar a un egipcio que maltrataba a un Hebreo, y cuando se dio cuenta de que Faraón se había enterado de lo que él había hecho, tuvo miedo, y huyo a Madián, donde fue moldeado en su carácter por cuarenta años; hasta llegar a ser ese varón manso y humilde como ningún otro. después de que Dios se le revela en medio de la zarza que ardía y no se consumía, el Señor sabia que ya Moisés estaba listo para hacer su obra, pero Moisés aun en su mente tenia el recuerdo de la manera como los mismos hebreos lo habían rechazado.

Y le dice al Señor: “He aquí que ellos no me creerán, ni oirán mi voz; porque dirán: No te ha aparecido Jehová.” (Ex. 4:1). Y el Mismo Señor le empieza a derribar sus argumentos, llevándolo a otra dimensión y lo primero que le muestra es que esa vara que él tenia en sus manos, se convertiría en una de las armas mas poderosas para enfrentar al mismo faraón y a todo su ejercito. Después de que Dios le da señales muy claras de lo que el mismo Dios haría a través de él, Moisés le dice: “¡Ay, Señor!, nunca he sido hombre de fácil palabra, ni antes ni desde que tú hablas con tu siervo, porque soy tardo en el habla y torpe de lengua.” (V.10).

Moisés era muy consiente de las limitaciones que él tenia, pues su problema de tartamudez era demasiado fuerte, y si se iba a enfrentar a faraón, él requeriría de fluidez en el habla. Pero el Señor le dijo que su hermano Aarón quien hablaba fluidamente, él le seria de interprete.

Dios está buscando un canal dispuesto a dejarse usar por Él, alguien que le rinda la totalidad de su vida. Como lo expresó el Señor a través del profeta Ezequiel: “Y busqué entre ellos hombre que hiciese vallado y que se pusiese en la brecha delante de mí, a favor de la tierra, para que yo no la destruyese; y no lo hallé.” (Ezequiel 22:30). Usted puede marcar la diferencia en esta generación. Lo único que tiene que hacer es dejar que el Espíritu de Dios tome control total de su vida, y así ser ese canal de bendición a muchos en el lugar donde Dios lo ha puesto.