5 DE MAYO · RECOMPENSA A LOS QUE PERSEVERAN

En el monte del calvario se levantaron tres cruces, la del centro fue la de Jesús el hijo de Dios. Juan el Bautista identifico a Jesús como el cordero de Dios que quita el pecado del mundo. y esto aconteció justo en la fiesta solemne que tienen los judíos año tras año, conocida como la Pascua.

Después de que el pueblo de Israel se estableció en Egipto, por causa del hambre que vino a toda la tierra, y fueron oprimidos y esclavizados por cuatrocientos años, Dios levanto a Moisés como el libertador de la nación. Aquella noche, era una noche como ninguna otra, tanto judíos como egipcios sabían que algo acontecería. En toda la nación de Egipto se rumoraba que la muerte rondaría en la noche, mas todos esperaban la dirección de Faraón, porque nadie podría ir en su contra. Todos se preguntaban cuál sería el siguiente juicio de Dios sobre toda la nación.

Cuando les llegó la confirmación de que sería la muerte de los primogénitos, la incertidumbre aumentó, los egipcios sabían que no había forma de que el Faraón entrara en razón. Algunos le preguntaban a los hebreos sobre cuál sería la manera en que ellos podían proteger a sus hijos, la respuesta que les daban era: deben celebrar la Pascua. Preguntaron ¿Cómo hacerlo? Y las respuestas de los israelitas fueron sacrificando animales, pero los egipcios sabían que si lo hacían sería una rebelión contra faraón, así que tuvieron que resignarse a las consecuencias.

En el pueblo de Israel había paz, todos los hogares se reunieron para celebrar la Pascua. Cada padre de familia, juntamente con su esposa, reunía a sus hijos y les decía: “Hoy nadie puede salir de casa; esta noche el ángel de la muerte herirá a los primogénitos de los egipcios, mas no podrá entrar en nuestras casas”. Luego, vertía en un lebrillo la sangre del cordero que acababa de sacrificar, y mientras aplicaba esa sangre sobre los dinteles y postes de la casa, les decía que esa sería la señal que indicaba la protección de Dios sobre sus vidas.

La mayoría de hogares de los israelitas pasaron la noche en vela, pero poco después de la media noche se empezaron a escuchar los lamentos en las casas de los egipcios, el terror de la muerte rondaba por toda la nación. El ángel de la muerte, al pasar por las casas encontró que sólo los hogares judíos estaban protegidos por el poder de la sangre del cordero de la pascua, por lo cual no pudo entrar.Pero como los egipcios no gozaban de esta protección, el ángel de la muerte destruyó a todos los primogénitos de Egipto.

Lo mismo podemos ver en los días actuales, Dios hace diferencia entre el cristiano que está protegido por la sangre de Jesús, y el que no lo está. Y aquellos que aun no son salvos, sin invocan el nombre de Jesús esto los protegerá.