25 DE JULIO · PROTEGIENDO NUESTROS PENSAMIENTOS

Todo lo que nosotros pensamos determinara nuestro estilo de vida, “Pensar es vivir” sentenciaba Cicerón. “Tu vida es aquello en que la convierten tus pensamientos”, señalaba Marco Aurelio. Somos la suma de nuestros pensamientos y éstos son expresados en palabras.

El enemigo trabaja a través de los pensamientos porque él sabe que si la persona en su mente acepta sus ideas, puede conquistar fácilmente su voluntad, entonces, empieza a lanzarle toda clase de dardos peo si en nuestra mente no los aceptamos y nuestra voluntad permanece firme, no sufriremos ningún daño. Lamentablemente quien caiga en la trampa del enemigo y los acepte, empezarán a trabajar desde adentro de las personas para doblegar su voluntad, cuando esto sucede, las personas quedan espiritualmente desprotegidas, vienen a ser como una ciudad sin muros la cual es muy fácil de conquistar.

El apóstol Pablo dijo en Romanos 12.2, “No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.” Su mente es un tesoro, no permita que el enemigo lo bombardee con pensamientos destructivos y negativos. Aunque se construyera una computadora tan poderosa y enorme como el edificio más grande que pudiera existir, ella no podría producir ni un solo pensamiento, Dios le dio la capacidad al hombre de crear ideas y debe canalizar esas ideas para bendición.

Emerson dijo: “Lo que se encuentra frente a nosotros y atrás de nosotros es totalmente insignificante, comparado con lo que hay dentro de nosotros”, esto nos enseña que dentro de nosotros se halla el potencial de vida, allí fecundan los pensamientos y las ideas.

No busque el camino más fácil, si usted quiere alcanzar el éxito, hay que invertir tiempo porque de todo esfuerzo que hagamos por lograr algo con certeza veremos la recompensa. Algo que yo he aprendido es que la renovación de la mente debe ser a diario, todos los días usted debe estar con la mente muy abierta para poder entender lo que Dios quiere que haga, la renovación impide que el hombre caiga en la monotonía pues cada día hay nuevos desafíos.

Alguien dijo que un pensamiento es como una ley: se acepta o no, su pensamiento lo compromete porque es la firma suya; ahí está grabada. Por eso es fundamental renovar nuestros pensamientos, usted debe entender que detrás de cada pensamiento hay un ser espiritual que los promueve, los pensamientos que hayamos admitido en nuestra mente son los que determinan nuestra personalidad. Pablo declaró: “Porque, ¿quién de los hombres sabe las cosas del hombre, sino el espíritu del hombre que está en él? Así tampoco nadie conoció las cosas de Dios, sino el Espíritu de Dios. Y nosotros no hemos recibido el espíritu del mundo, sino el Espíritu que proviene de Dios, para que sepamos lo que Dios nos ha concedido” esto está en 1 Corintios 2:11-12. Cuando usted le entrega el control de sus pensamientos al Espíritu Santo, estos se convierten en una bendición para su vida.