13 DE ABRIL · PERMANECIENDO FIRMES

Aunque todos pasamos por ciertos momentos de prueba, no obstante existen algunas que son mucho más fuertes que las otras; pero hay algo que nos puede mantener en pie en medio de la adversidad; y es la fidelidad. Y ese fue el caso de Rut y Noemí, nuera y suegra, quienes fueron capaces de establecer profundos lazos de amor y amistad entre ellas.

El nombre Rut significa “amistad” o “amiga”. Ella así lo demostró con su suegra pues, a pesar de que la edad las distanciaba cronológicamente, entre ellas forjaron lazos de amistad, a través de un sin número de detalles, que llegaron a convertirse en en el fundamento que logró que esa amistad perdurara por siempre.

Las dos habían pasado por situaciones similares, pues cada una había perdido la esposo, y no había un hombre que las protegiera. Eran dos mujeres solas, desamparadas. La única esperanza de ambas estaba solamente en el Señor. (Como lo enseña en el verso 5 capitulo 1). “Quedando así la mujer desamparada de sus dos hijos y de su marido”

Después de diez años de estar viviendo en Moab, Noemí siente que debe regresar a su tierra, pues ya no había nada que la retuviera en aquel lugar. Aunque una parte de su vida había sido afectada en gran manera, Noemí se mantuvo fiel a su Dios, no perdió el ánimo y entendió que tenía que hacer un cambio en su vida.

Su vida había experimentado un fuerte y doloroso cambio, pues ya nada era como al comienzo; después de diez años de compartir con sus nueras, sentía que nada tenía para ofrecerles. Sin marido, ni hijos, ni bienes materiales. Por tal motivo, les pedía que se quedaran en su tierra. Aunque Orfa lo hizo, Rut reaccionó de manera diferente y le declara: “No me ruegues que te deje, y me aparte de ti; porque a dondequiera que tú fueres, iré yo, y dondequiera que vivieres, viviré ” Rut se sentía impactada por la vida de Noemí, pues vio su firmeza en medio de la prueba y, aunque no tenía más hijos para ofrecerle, lo aceptó. Quería permanecer a su lado porque quería ser como ella; deseaba ir al lugar adonde ella fuera; vivir como ella vivía; ser parte del pueblo al que ella pertenecía; adorar al Dios que ella adoraba.

El versículo 17 declara: “Así me haga Jehová, y aun me añada, que sólo la muerte hará separación entre nosotras dos”. La fidelidad es una determinación -tal como lo expresó Rut- en la cual pidió el juicio de Dios sobre su vida si quebrantaba su pacto de fidelidad con Noemí. Su fidelidad para con Noemí dio lugar a un cambio de naturaleza en ella. Cuando se hace un pacto de corazón, esto va a influir en todos los aspectos de la vida.

Que hoy Dios al mirar su vida pueda ver las mismas cualidades que vemos en Noemí, compromiso, amor, lealtad, fidelidad y firmeza en medio de la prueba, sabiendo que Dios siempre lo restaura todo.