FEBRERO 21 · Pasos para conquistar el milagro

Esta mujer al ver a Jesús, entendió que él era su única fuente de esperanza y arriesgo todo con el fin de obtener un milagro. ella sabia que una mujer con flujo de sangre, era considerada impura y por lo tal no debería estar cerca de personas y menos con la multitud. pero ella al escuchar de Jesús, se determino en poner en acción su fe hasta conquistarlo. entendiendo que Jesús tenia la unción de sanar, y aunque parecía algo imposible el llegar hasta donde él, se determino en activar su fe y visualizar su milagro. Pablo escribió: “{Cosas que ojo no vio, ni oído oyó, Ni han subido en corazón de hombre, Son las que Dios ha preparado para los que le aman. (Filip 3:9). con la ansiedad de saber que estaba tan cerca de su milagro, se propuso en su mente no dejarse intimidar por las circunstancias; y se lanzo entre la multitud abriéndose espacio. Al mismo tiempo ella fue confesando su milagro; asi como el apóstol Pablo dijo: “Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación.” (Rom 10:10). El Señor Jesús declaro: Porque por tus palabras serás justificado, y por tus palabras serás condenado.” (Mat 12:37). Si esta mujer hubiese expresado queja o palabras negativas esto la alejaría totalmente de su milagro. Pero ella persevero y eso la llevo a tocar el manto. Y en seguida la fuente de su sangre se secó; y sintió en el cuerpo que estaba sana de aquel azote. Luego Jesús, conociendo en sí mismo el poder que había salido de él, volviéndose a la multitud, dijo: ¿Quién ha tocado mis vestidos? (Mc 5:29,30). Entonces la mujer, temiendo y temblando, sabiendo lo que en ella había sido hecho, vino y se postró delante de él, y le dijo toda la verdad. Y él le dijo: Hija, tu fe te ha hecho salva; ve en paz, y queda sana de tu azote. (V 33,34)