4 DE JULIO · MOTIVOS PARA DAR GRACIAS A DIOS

En este salmo David le está hablando a su propia alma haciendo una introspección, motivándose a bendecir permanentemente a Dios y haciendo memoria de cada uno de Sus favores. Más adelante en el versículo 3, se menciona uno de los beneficios recibidos: “Él es quien perdona todas tus iniquidades, El que sana todas tus dolencias.”

Uno de los mayores pesos que pueden afligir al ser humano es el del pecado así como lo dijo el apóstol Santiago “y al que sabe hacer lo bueno, y no lo hace, le es pecado.” Esto lo puede encontrar en Santiago 4.17.

David vivió esto en carne propia ya que fue doblegado por los deseos de la carne cometiendo adulterio con Betsabé, mujer de Urías heteo quien era uno de sus valientes, y al cual para encubrir su pecado manda a matar. La carga de este pecado lo había afligido en todas las formas, sin embargo, esto se contrarrestó cuando David abrió su corazón y confesó su pecado, todo volvió a ser como antes pues su relación con Dios fue restaurada; así como la enfermedad fue causada por su pecado, la sanidad fue consecuencia de su genuino arrepentimiento; podemos ver que esto también ocurre cuando Jesús antes de sanar al paralítico le dijo: “Hijo, tus pecados te son perdonados” esto está registrado en Marcos 2:5b, fueron muchas las ocasiones en que David estuvo cerca de la muerte, pues Satanás sabe quienes son las personas escogidas por Dios, y trata de quitarlas de Su camino, pero debemos entender que el hombre de Dios es inmortal hasta que haya cumplido Su propósito en esta tierra.

Otro aspecto para agradecer a Dios es que Él colma de bienes su vida, recuerde que la bendición de Dios es integral, Él quiere que Sus hijos disfruten de todas las cosas sobreabundantemente, incluyendo la salud y la paz espiritual, así como la sanidad física es subsiguiente a la salvación, la provisión financiera es el resultado de nuestra relación con Dios. Jesús dijo: “Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas” esto lo podemos ver en Mateo 6:33, la prosperidad en la vida de David estaba muy ligada a la relación que él sostenía con Dios pero cuando cedió al pecado se cerró su cuenta en el banco de Dios.

El tener una relación con Dios hace que usted sea rejuvenecido físicamente ya que cuando entra en la Visión experimenta que Dios renueva completamente sus fuerzas, la esperanza se reactiva, es bendecido con la multiplicación en todas las áreas. Así como el águila renueva todo su plumaje, también nosotros renovamos nuestras estrategias, cambiamos nuestro modo de hablar, utilizando palabras de fe y esperanza, su visión será tan clara como la de un águila con la cual podrá percibir aún desde muy lejos sus metas sin rendirse hasta alcanzarlas.

Así como el Salmista David lo hizo, usted debe bendecir permanentemente a Dios y no permitir la ingratitud sino hacer memoria de todo lo bueno que Dios ha sido y de todos los beneficios que Él le ha dado. A partir de hoy proponga en su corazón bendecir a Dios porque a través de Jesucristo fue hecho digno y santo para presentarse ante Él.