13 DE FEBRERO · LUZ DE VIDA

Se cuenta de una anciana creyente que, a pesar de las dificultades con que tropezaba en
la vida, siempre se le veía sonreír. Por el contrario, había otra en la misma localidad que
sólo veía el “lado oscuro” de las cosas. Un día su amiga la invitó para que la acompañase a
casa de la ancianita. Esta vivía en el quinto piso de una casa de apariencia nada agradable.
¡que oscuro y que sucio esta esto! dijo la pesimista, nada más pisar a escalera “Cierto, per
más arriba es mejor”, contestó la amiga. Po fin llegaron a la habitación de la anciana a la
que encontraron acostada en una sencilla cama, rodeada, eso sí de tal limpieza que uno
no podía menos que encontrarse bien en medio de aquel ambiente, Con todo no podía
faltar el comentario de la parte oscura ¿y no le molesta a usted vivir en esta casa y
encontrarse como se encuentra? “Bueno contestó la anciana, sería así, si solo mirase aquí
abajo, pero más arriba es mucho mejor”