5 DE FEBRERO · LA ECONOMIA DEL REINO ESPIRITUAL

En la última página de la revista Sports Illustrated había una foto de John Wooden, entrenador de un equipo de futbol americano: los Bears de la Universidad de California (UCLA). John Wooden fue un extraordinario entrenador. Fue llamado el mago de Westwood, y llevó a los Bears a ganar diez campeonatos en un período de doce años. En el competitivo mundo de los deportes, ganar dos campeonatos seguidos es algo insólito, pero él llevo al equipo a siete títulos seguidos. Se requirió de un nivel constante de juego de primera calidad, de un buen entrenamiento y de una práctica con sacrificio. Pero la clave del éxito de los Bears fue la persistente dedicación de su entrenador Wooden.

Él sabía que si uno es el supervisor y desea levantar líderes tiene que:

1) apreciar a los miembros del equipo por lo que son,

2) creer que darán lo mejor de sí mismos,

3) elogiar sus logros y

4) aceptar la responsabilidad que tiene con ellos como líder.

El mensaje esencial es que uno no puede triunfar solo. Si deseas ser un buen líder, debes invertir con paciencia y pasión en aquellos que Dios te ha confiado.