13 DE MARZO · LA BENDICIÓN DEL ARREPENTIMIENTO

Había una vez un pez en el Amazonas que cada cierto tiempo sacaba la cabeza del agua a ver de qué podía alimentarse en la superficie, ya sea por la genética o la contaminación del agua, este pez tenía en el ojo un lado oscuro, que cuando lo giraba y llegaba a ese punto quedaba ciego por unos segundos. Lo interesante es que un águila que siempre cazaba en ese río había notado lo que sucedía con ese pez. Un día el ave se posó en una rama y cuando el pez sacó la cabeza, y su ojo giró y llegó al punto oscuro, el águila se abalanzó a gran velocidad y pudo pescar este pez.

Satanás actúa de la misma manera, la Biblia enseña que: “Su adversario, el Diablo, anda en derredor como león rugiente, procurando devorar a alguien”, 1 Pedro 5:8. Él está a la espera de que nosotros le mostremos nuestro punto oscuro (el pecado en nosotros) para abalanzarse a gran velocidad y devorarnos. Querido amigo, evitemos que, en nuestra vida como cristiano, haya un lado oscuro. Hoy es el día para arrepentirse de toda oscuridad en su vida. La sangre de Jesús puede perdonar todos sus pecados.