8 DE MAYO · LA AUTORIDAD DELEGADA

Al leer esta frase desde el original dice: De quién toma nombre toda paternidad en los cielos y en la tierra.

Al hablar de familia estamos hablando de paternidad. Dios le concedió al hombre la capacidad de ser padre, le confió Su autoridad. Y esa autoridad delegada consiste en que Dios, siendo Padre de todos, nos hace participes de Su naturaleza y por tal motivo podemos andar en Sus mismas pisadas.

Dios dijo, no voy a ser yo el Padre directamente, lo seré a través de los mismos hombres. Él pudo haber sido el Padre de mis hijos, pero me confió a mí esa responsabilidad, dándome cuatro preciosas mujeres y un hermoso varón. Lo más importante es comprender, que Dios lo hizo para que yo actúe con ellos como Él mismo lo haría.

Con responsabilidad, cariño, afecto, expresando amor y aprobación, proveyendo para sus necesidades no sólo materiales, sino emocionales y sobre todo, enseñándoles acerca de la vida espiritual y la fe en Dios.

El día que el Padre Celestial me llame a pedirme cuentas acerca de mi vida en esta tierra, lo primero que me preguntará será: ¿Qué hiciste con el talento de padre que te confié? Él evaluará la parte física, emocional y espiritual de cada uno de mis hijos; y esto determinará si somos aceptos delante de él.

Al entender que Dios me había delegado Su autoridad para que yo lo representara como Padre, me aboqué a la tarea de sembrar en mis hijos semillas de esperanza, amor, respeto, fe y carácter.

El Señor Jesús dijo: “El hombre bueno, del buen tesoro del corazón saca buenas cosas; y el hombre malo, del mal tesoro saca malas cosas. Mas yo os digo que de toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio. Porque por tus palabras serás justificado, y por tus palabras serás condenado”(Mateo 12:35-37). Tanto la bondad como la maldad, tienen origen en el corazón del hombre y es expresado a través de sus palabras.

Posiblemente algunos de ustedes se estarán haciendo la pregunta: ¿Y que consejo tiene para aquellos que no tuvimos el privilegio de disfrutar de el amor de un padre? Pues debe recordar que uno de los nombres de Dios es el de “Padre”, y cuando un padre humano falla, y la persona no tiene a quien acudir, los brazos del padre Dios estarán abiertos esperando que nos refugiemos en ellos, y si así lo hacemos, en un solo instante, Él llenara todos los vacíos emocionales de nuestro corazón. Recuerde lo que Jesús dijo: “Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar. Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas; porque mi yugo es fácil, y ligera mi carga” (Mateo 11:28-30).