JUNIO 17 · LA OFRENDA CORRECTA

Elías sabía que si él presentaba la ofrenda correcta a Dios, Él la recibiría enviando el fuego de Su Espíritu para consumirla. ¿Qué ofrenda estamos poniendo en el altar de nuestra adoración? Pablo dijo que debemos presentar nuestras vidas en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios que es nuestro culto racional (Romanos 12:1). El desea ver nuestras vidas de obediencia como sacrificio en el altar, esto implica que debemos poner nuestra voluntad en armonía con el deseo del corazón de Dios. Cuando el profeta oró, cayó fuego del cielo y consumió el sacrificio. Esto nos enseña que cuando usted une su mente a los pensamientos de Dios, Su fuego vendrá, tomará su vida y encenderá una llama que arderá y traerá salvación a su hogar, a su familia, a su ciudad y nación.

Restaurar significa poner en orden nuestra propia vida. Su cuerpo es templo del Espíritu Santo y usted debe entender que su vida no puede ser un caos. Tal vez usted ha permitido cosas que no agradan a Dios y debe hoy mismo tomar correctivos para poner su vida en orden. Esto implica aún restaurar la confianza en si mismo. Usted debe saber que es Un instrumento muy poderoso en las manos de Dios. 

Restaure el altar ministerial: “Y tomando Elías doce piedras, conforme al número de las tribus de los hijos de Jacob, al cual había sido dada palabra de Jehová diciendo, Israel será tu nombre, edificó con las piedras un altar en el nombre de Jehová”. (1 Reyes 18:31,32). El número doce representa gobierno. Dios pastoreó el mundo entero a través de las doce tribus de Israel, Jesús ha pastoreado toda la iglesia a través de los doce apóstoles. Pablo dijo: “Edificados sobre el fundamento de los apóstoles y profetas siendo la principal piedra del ángulo Jesucristo mismo” (Efesios 2:20). Este es el tiempo para que usted conforme sus doce, Dios no lo ha llamado a ser una piedra suelta en Su iglesia, El desea que usted forme parte de un grupo de doce, y que a la vez, conforme su propio grupo de doce, ésta es la mejor manera de pastorear porque uno siempre está pendiente de las necesidades de las personas.