6 DE FEBRERO · LA GRACIA DE GANAR ALMAS

Un hombre ya anciano fue llevado al tribunal, el proceso era serio y desfavorable para él.
Era evidente para el joven abogado que le defendía que a medida que se acercaba el día
del juicio el acusado estaba cada vez más nervioso y tenso.
Intentando mitigar su miedo, el joven abogado le dijo:
-charlie, no tengas miedo. Voy a hacer que prevalezca la justicia en tu caso. El anciano no
se tranquilizó al saber lo que el abogado esperaba conseguir, sino que con palabras
pausadas dijo: No es justicia lo que deseo del tribunal, lo que quiero es misericordia.
Misericordia de Dios, en la Biblia, es un sinónimo de la palabra gracia, y se encuentra
centenares de veces en la biblia, destacando, por un lado, la necesidad humana, y por el
otro el amor de Dios.

La Palabra aparece muchas veces en plural, y alcanza su más completa expresión, tanto de
favor de Dios como deber nuestro, en Lucas 6:36, donde leemos: sed misericordiosos,
pues también vuestro Padre es misericordioso, pues también vuestro Padre es
misericordioso.