16 DE SEPTIEMBRE · LA GRACIA DE ALABAR A DIOS

La alabanza es el medio que Dios usa para manifestar Su poder. Al confrontar al patriarca Job, el Señor le preguntó: “¿Dónde estabas tú cuando yo fundaba la tierra? Házmelo saber, si tienes inteligencia. ¿Quién ordenó sus medidas, si lo sabes? ¿O quién extendió sobre ella cordel? ¿Sobre qué están fundadas sus bases? ¿O quién puso su piedra angular, cuando alababan todas las estrellas del alba, y se regocijaban todos los hijos de Dios?” (Job 38:4-7). Mediante estas preguntas, el Señor asevera que toda la creación se llevó a cabo en medio de la alabanza angelical; pues mientas los ángeles alababan y danzaban, esto inspiraba a Dios y la sabiduría y el poder divino se manifestaban. En uno de sus salmos mesiánicos, David dijo: “Pero tú eres santo, tú que habitas entre las alabanzas de Israel” (Salmos 22:3).

Debemos entender que cuando conocimos a Jesús, fue Él quien nos relacionó con el Padre Celestial y que Su naturaleza es santa. Nos acercaremos a Él con pureza de labios, de mente y corazón; nuestra boca debe abrirse en gratitud, alabanza y exaltación a nuestro Dios.

Como pueblo Suyo que somos, debemos entender que Dios se agrada cuando le alabamos por todo lo que Él ha hecho por nosotros y por todo lo que nos ha dado. Siempre debemos bendecir Su Nombre, así como David lo hizo.

“En el principio Dios, creó los cielos y la tierra” (Génesis 1:1). Antes de que todo existiera, ya estaba Dios. Él creó todas las cosas, y una de ellas fue la música. No es invención del adversario, sino que la música es creación de Dios y la dio como un medio para que los ángeles le rindan homenaje. La alabanza ya existía antes de la creación del mundo. ¿Quiénes alababan a Dios cuando Él fundaba la tierra? Todas las estrellas del alba lo hacían, y se alegraban todos los seres creados por Dios. La alabanza produce un gran regocijo espiritual. “¿Dónde estabas tú cuando yo fundaba la tierra? Házmelo saber, si tienes inteligencia. ¿Quién ordenó sus medidas, si lo sabes? ¿O quién extendió sobre ella cordel? ¿Sobre qué están fundadas sus bases? ¿O quién puso su piedra angular, Cuando alababan todas las estrellas del alba, Y se regocijaban todos los hijos de Dios?” (Job 38:4-7).

El poder de la vida del hombre se centra específicamente en la lengua; de lo que exprese con ella, depende su bienestar en la tierra y su seguridad en la otra vida.

Jesús dijo: “El hombre bueno, del buen tesoro de su corazón saca buenas cosas; y el hombre malo, del mal tesoro saca malas cosas. (Mateo 12:35).