JULIO 9 · LA BENDICIÓN DEL PERDÓN

Después que fuimos víctimas del atentado, me era muy difícil mantener el mismo ánimo en la oración, pues me sentía intranquilo. Le dije al Señor en oración: “Dios, ayúdame, quiero sentirme como antes, hazme libre de toda incertidumbre”. En ese momento oí la voz del Señor que me dijo: “¿Has podido perdonar a los que quisieron quitarte la vida?” Antes de esa palabra mi oración era: “Dios, hazme justicia de mi adversario”. Deseaba que Dios desatara Su juicio sobre aquellas personas, pero el Señor me dijo: “¿Puedes perdonarlos?” En ese momento le dije: “Señor, hoy perdono a aquellas personas que quisieron quitarme la vida; perdono a los autores intelectuales y materiales, y los bendigo en el Nombre de Jesús. Que esto que nos hicieron sea el medio que Tú uses para que te conozcan”. Después de haber pronunciado dicha oración, inmediatamente sentí como el poder de Dios vino a mi vida y sentí nuevamente Su presencia. Luego el Señor me dijo: “Todo el tiempo que el resentimiento esté en el corazón de una persona, estará detenida en el pasado”. Es como si hiciera una pausa en su vida, mas cuando se transmite un perdón genuino, la pausa es quitada. Me sentí como si estuviera estacionado en un peldaño del tiempo, entendí que cada día es como un peldaño que nos conduce a la eternidad y cuando hay un herida y permitimos el resentimiento, quedamos estacionados en el tiempo, sin poder avanzar. Lo único que nos libera de ese estancamiento espiritual es él perdón. El señor me dijo en tu caso fueron 20 días, ¿Pero que de aquellos que han permitido el resentimiento no por un día, ni por un año, sin que quedaron amarados por dos, años, cinco, diez, o mas años. el Señor anhelan que cada uno de sus hijos, estén preparados para sumir cualquier responsabilidad. 

Perdonado de todo corazón. En el caso tuyo fueron veinte días; pero: que de aquellos que albergan el resentimiento: por un año, cinco, diez veinte, cuarenta o mas años, ellos quedaron atrapados en ese pasado y solo la gracia de Dios los podrá liberar.