24 DE DICIEMBRE · JESÚS, EL HIJO DE DIOS

“Dios, habiendo hablado muchas veces y de muchas maneras en otro tiempo a los padres por los profetas, en estos postreros días nos ha hablado por el Hijo, a quien constituyó heredero de todo, y por quien asimismo hizo el universo; el cual, siendo el resplandor de su gloria, y la imagen misma de su sustancia, y quien sustenta todas las cosas con la palabra de su poder, habiendo efectuado la purificación de nuestros pecados por medio de sí mismo, se sentó a la diestra de la Majestad en las alturas, hecho tanto superior a los ángeles, cuanto heredó más excelente nombre que ellos”. Hebreos 1:1-4

Aunque Jesús es el creador de todo lo que existe, Él no quebranta sus propias leyes. Todo lo que Dios creo lo puso al dominio del hombre, pero cuando este peco, el adversario le arrebato todo lo que este poseía. Razón por la cual el Señor Jesús dijo: “El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia”. (Juan 10:10). Tres calificativos le da el Señor Jesús al adversario: Ladrón, destructor y homicida. Le robo al hombre todo lo que Dios le había dado, destruyo toda su esperanza y mato su espíritu, afectando a su descendencia. Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado; y el principado sobre su hombro: y llamarás su nombre Admirable, Consejero, Dios fuerte, Padre eterno, Príncipe de paz. Isaías 9:6. El profeta habla del nacimiento de Jesús, hijo, Jesús tuvo las dos naturalezas, hijo de Dios e hijo de hombre, “Y el principado sobre su hombre venía como linaje real y se llamaría su nombre admirable, consejero, Dios fuerte, Padre Eterno y príncipe de paz”.

Verso 7 “Lo dilatado de su imperio y la paz no tendrán límite.” Jesús vino como rey a establecer los mismos principios que Dios le dio a Adán en el Huerto del Edén; fructificad, multiplicaos, llenad la tierra, sojuzgadla y señoread.; cuando él es Rey se supone que él tiene riquezas, se supone que él tiene recursos, recuerde que Jesús siendo rico se hizo pobre para con su pobreza enriquecer a muchos, todo lo que nosotros necesitamos en el área financiera lo encontramos en él por eso es tan tremenda la obra de la cruz del Calvario, porque la Cruz del Calvario podemos decir que tiene dos caras, una donde Él toma toda nuestra maldición, o sea, Jesús le tocó un trabajo bien difícil pero Él estuvo dispuesto a aceptarlo y era tomar la maldición de cada uno de nosotros, se hizo maldición por nosotros al morir crucificado.

También Él tomó nuestra pobreza; la pobreza, la miseria vino por causa del pecado del hombre pero Jesús sobre su cuerpo llevó esa pobreza, llevó esa miseria, pero también llevó la enfermedad, llevó el dolor, llevó la opresión, llevó la aflicción, llevó el estrés sobre su propio cuerpo y su meta era destruirlo todo en la cruz del Calvario.