26 DE ABRIL · GRACIA INAGOTABLE

¿Qué significa gracia? Cuando Dios pensó en crear al hombre quiso reproducir Su carácter eterno en él sabiendo que el ser humano sería su obra maestra. El Dr, Derek Prince al respecto comentó lo siguiente: “Veo al creador, al Dios Todopoderoso haciendo una perfecta obra de barro, luego en su gracia y condescendencia se inclina y pone sus labios divinos sobre los labios de barro, las narices se tocan y Dios sopla de su espíritu el aliento de vida. Ese soplo Divino, transforma el barro débil y pasajero en un ser humano, perfecto y viviente”. Pablo escribió: “Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe. Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas.” (Efesios 2:8-10).

Hallar gracia ante los ojos de Dios y de los hombres es una gran bendición. Una de las maneras como los sacerdotes debían bendecir a los israelitas era: “Jehová te bendiga, y te guarde; Jehová haga resplandecer su rostro sobre ti, y tenga de ti misericordia; Jehová alce sobre ti su rostro, y ponga en ti paz” (Números 6:24-26). Esta bendición sacerdotal tiene seis pasos:

1) Jehová te bendiga. La bendición divina es el inicio de un futuro direccionado por Dios para cumplir Su propósito.

2) Te guarde. Dios protegerá tanto su vida como la de su familia de una manera sobrenatural.

3) Haga resplandecer Su rostro sobre ti. Esto es atraer la sonrisa del Padre celestial sobre nuestras vidas, así como un padre amoroso se deleita con su hijo, se deleitara nuestro Dios con Nosotros.

4) Tenga de ti misericordia. Es la bondad continua de Dios. El señor le prometió a David: “Mi verdad y mi misericordia estarán con él, Y en mi nombre será exaltado su poder. “Para siempre le conservaré mi misericordia, Y mi pacto será firme con él. Pondré su descendencia para siempre, Y su trono como los días de los cielos.”
(Salmos 89:24, 28,29, 33.)

5) Alce sobre ti Su rostro. Ver el rostro de Dios equivale a ver las circunstancias transformadas positivamente.

6) Ponga en ti paz. Todo lo que vivió la reina Ester tenía un propósito, traer paz a todos los judíos “Porque Mardoqueo el judío fue el segundo después del rey Asuero, y grande entre los judíos, y estimado por la multitud de sus hermanos, porque procuró el bienestar de su pueblo y habló paz para todo su linaje” (Ester 10:3).

Apreciado amigo, aférrese a la misericordia Divina.