5 DE AGOSTO · ESFUERZO QUE DA FRUTO

Pablo, de una manera muy familiar, le da algunas orientaciones a Timoteo para que su servicio a Dios fuera eficaz y perdurable, él le habla con la voz de la experiencia pues aquellas almas que Pablo ganaba rápidamente las consolidaba hasta que ellos adquirían la capacidad de asumir la responsabilidad ministerial en el lugar donde ellos se encontraran.

Cuando el apóstol dice “Esfuérzate en la gracia” debemos entender que la gracia es el favor inmerecido de Dios para con cada uno de nosotros, la salvación y la sanidad que hemos recibido fue gratuita, debido a que el precio Jesús lo pagó en la cruz, si a esto le sumamos la restauración del hogar, la liberación de opresiones demoniacas, la prosperidad, etc. Podemos darnos cuenta de que el amor de Dios sobrepasa todo entendimiento.

Una de las maneras como los sacerdotes debían bendecir a los israelitas era como está escrito en Número 6.24 – 26: “Jehová te bendiga, y te guarde; Jehová haga resplandecer su rostro sobre ti, y tenga de ti misericordia; Jehová alce sobre ti su rostro, y ponga en ti paz”, una de las expresiones poderosas sobre gracia fue dada a Noé, “Pero Noé halló gracia ante los ojos de Jehová” Génesis 6:8, con este hallar gracia Dios le otorgó a Noé y a su familia el privilegio de ser la única familia en toda la tierra a quien Dios le dio el derecho de la vida y gracias a ellos se preservó la raza humana. “… Noé, varón justo, era perfecto en sus generaciones; con Dios caminó Noé” (Génesis 6:9), podemos ver que Noé fue perfecto en sus generaciones. Pablo le dice a Timoteo: “Lo que has oído de mí ante muchos testigos, esto encarga a hombres fieles.”, el principio de proteger nuestras generaciones está en la obediencia a la autoridad, en la época de Noé, la única autoridad que este tenia era Dios, pues todos los demás se habían pervertido, pues en la época de Timoteo la autoridad espiritual de él era Pablo, y él le traza principios que darían protección eficaz a sus generaciones espirituales.

Al decir “esto encarga a hombres fieles”, podemos ver que es como un padre le encarga a su hijo la manera mas eficaz de formar a su nieto, a esos hijos espirituales de Timoteo, Pablo los veía como la extensión de su carácter ministerial y por lo tal ellos deberían ser obedientes o “fieles” para que tuviesen el derecho legal y la preparación correcta de enseñar también a otros. Jesús dijo: “El que quiera hacer la voluntad de Dios, conocerá si la doctrina es de Dios, o si yo hablo por mi propia cuenta. El que habla por su propia cuenta, su propia gloria busca; pero el que busca la gloria del que le envió, éste es verdadero, y no hay en él injusticia.” Juan 7.17 – 18