17 DE ABRIL · ESCOGIDO POR DIOS

Uno de los males de esta época es que las personas sienten que no tienen dirección, valor ni propósito. Pero el apóstol, en estos versículos nos declara cómo nos ve el Padre.

Él dice que usted es Linaje escogido: lo cual significa que es miembro de la familia de Dios. La palabra escogido designa a alguien que ha sido seleccionado para prestar un servicio o recibir un privilegio especial; significa selecto – implicando favorito.

El saber que uno fue escogido especialmente para realizar una obra, nos cambia la vida. Cobra sentido propósito y valor.

Dios también declara que usted es, real sacerdocio: Sacerdotes al servicio del Rey. Y, ¿Qué hace un REY? GOBIERNA. Dios le llamó a gobernar, primero su vida, y luego lo que rodea su vida. Gobernar es tener control sobre algo, al punto de poder cambiarlo. Dios declaró que usted es Nación Santa, Pueblo adquirido por Dios- usted es propiedad privada de Dios.

Luego el apóstol declara que le trasladó de las tinieblas a Su luz admirable. Ya no debe vivir de acuerdo al pecado. Vivir en su luz es:

Vivir en paz. Es una relación de armonía y bienestar, todo lo contrario a un estado de conflicto o guerra. Este estado de bienestar se experimenta tanto en el interior como en el exterior del ser.

Es Vivir en amor. “Porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos fue dado” (Romanos 5:5). Su amor le cuida, le protege, le ayuda, le levanta, le anima, le hace soñar.

Vivir en luz es vivir en victoria. Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó (Romanos 8:37).

Usted hoy debe entender que el propósito por el cual Dios lo hizo linaje real, lo escogió, lo hizo real sacerdocio, el motivo por el cual Él lo trasladó a Su luz admirable es para ANUNCIAR A OTROS todo lo que Él ha hecho en su vida.

“Y subió al monte, y llamó a sí a los que él quiso; y vinieron a él. Y estableció doce, para que estuviesen con él, y para enviarlos a predicar. Y que tuviesen potestad de sanar enfermedades, y de echar fuera demonios” (Marcos 3:13-15).

Es tiempo que usted asuma su llamada, crea que realmente fue escogido y anuncie que Jesús sana, que Él trae completa liberación, es tiempo que usted comparta con otros que Jesús anhela restaurar Su hogar, Su vida y también la nación donde vive.