8 DE ENERO · EN INTIMIDAD CON EL PADRE DIOS

Se dice del gran líder ya fallecido Abraham Lincoln; él era muy conocido por su
corazón misericordioso, bondadoso y perdonador, las gentes que acudían a
buscarle, él les escuchaba con atención y muchas ocasiones se sentaba a llorar
con las personas sus problemas, los mismos militares y los congresistas se dieron
cuenta de que Abraham Lincoln siempre vivía perdonando a los soldados y
lograron sacar una ley, que el soldado que no cumpliera o que fallara en su
servicio se le debería hacer consejo de guerra y luego condenarlo a la pena
capital, esta ley se estableció, y al poco tiempo de que fue firmada se recibió la
noticia que un soldado se había dormido prestando la guardia; se le hizo el
consejo de guerra y la orden era matarlo, aquel soldado les contó a sus padres lo
que había sucedido les dijo a sus padres: yo no he traicionado mi patria, lo que
pasa es que mi compañero de servicio se enfermó y yo presté guardia por él, al
siguiente día siguió enfermo y yo seguí prestando la guardia por él; cuando
estaba de servicio el sueño me venció y me quedé dormido, ese es todo mi
problema, el papá respondió que no podía hacer nada, la hermana menor dijo: yo
se que el presidente tiene una niña pequeña, voy a hablar con el presidente; ella
fue, cuando llegó le comentó el problema al guardia y él la dejo pasar, llegó a la
secretaria y la dejaron pasar, el presidente estaba con su gabinete discutiendo
asuntos de estado; hizo un alto para atender a la niña, cuando la niña le contó la
historia de su hermano éste se conmovió tanto en el corazón que ordenó que se le
perdonara la pena y que le dieran treinta días de descanso.