9 DE MARZO · EL REMEDIO EFICAZ

A la edad de 4 años a Michel Gómez le descubrieron un tumor en su cerebro, los médicos decían que el tamaño de éste era más grande que una naranja; era necesario operar, aunque había un 1% de probabilidad de vida y dentro de ese porcentaje quedaría con alguna discapacidad. Fue sometido a una cirugía la cual tuvo una duración de 9 horas y media, donde tuvieron que extraer el hueso occipital porque el tumor estaba incrustado, en ese momento a sus padres Jorge y Julieth les predicaron de Jesús, se aferraron a Él entendiendo que era su única solución y declarando Isaías 53:4-5 que dice Ciertamente llevó él nuestras enfermedades, y sufrió nuestros dolores; y nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y abatido. Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados.

Esta Palabra les permitió creer que Jesús ya había sanado a su hijo, la cirugía fue exitosa y Michel quedó sin ninguna secuela.

A los dos años de haber sido operado Michel sufrió un fuerte impacto el cual lo dejó en estado de coma por 3 días, sus padres quienes conocían el poder de la oración y la Palabra se aferraron a la promesa que está en Filipenses 1.6 la cual dice estando persuadido de esto, que el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo. Ellos entendieron por medio de este versículo que Dios ya había sanado totalmente a su hijo. 5 años más tarde el médico que estuvo a cargo de los exámenes de Michel buscó a Jorge y a Julieth para decirles que su hijo tenía un tumor llamado progonoma el cual ha sido detectado solamente en 25 personas en el mundo permitiéndoles vivir máximo por dos años.

El médico reconoció que lo que le había sucedido a su hijo era un milagro. Actualmente Michel tiene 26 años y es totalmente sano, sus padres y toda su familia le sirven al Señor.