21 DE FEBRERO · EL MEJOR ENCUENTRO

Doris Gonzalez nació en un hogar donde el alcohol había sido la causa de mucho dolor. El alcohol había destruido todas las áreas de su familia: la confianza, el amor, el respeto, la provisión, la paz, la esperanza. Por eso el anhelo de Doris era crecer y tener un hogar diferente: Su sueño fue siempre tener hijos y poder darles el amor y la comprensión que nunca recibió en el suyo.

Con gran ilusión se casó, pero lo hizo con un hombre que venía de la misma clase de hogar que el de ella, llegando el a tocar el máximo de alcoholismo. Por mucho que intentó, una y otra vez fracasaron en tener un hogar feliz.

Cuando Doris pensó que ya no había nada que hacer, buscando ayuda- no para restaurar su hogar si no para terminar su matrimonio, le compartieron del amor de Dios a través del Señor Jesucristo.

Comenzó a asistir a la Iglesia Misión Carismática Internacional, con su esposo. Fueron a Encuentro; allí ella conoció a Dios como un padre amoroso y por primera vez se sintió amada e importante. También comprendió que ella había cometido muchos errores y que su esposo no era el único culpable de que su hogar no hubiera funcionado y el amor se hubiera terminado. Al mes Doris y su esposo se fueron a un Encuentro de Parejas y ocurrió el gran milagro de nacer al primer amor nuevamente; pudieron perdonarse por tantos años de dolor, ya que habían llegado al punto de odiarse y sus hijos estaban pagando el precio de sus errores.

En el encuentro Dios les habló y aunque apenas tenían tres meses de asistir a la iglesia, y sabían muy poco acerca de la Biblia o de lo que era ser llamado por Dios, esta palabra trajo tanta alegría a su corazón porque entendió que el Señor tenía un propósito con sus vidas ¡Este propósito los incluía a todos! Hoy toda la familia de Doris le sirve al Señor y Ellos son Pastores de mi Equipo en Colombia. Un Encuentro es la mayor experiencia que podemos vivir. Anhela un encuentro sobrenatural.