1 DE MARZO · EL PODER DE LA BENDICIÓN

Dios no almacena nuestros pecados para usarlos en el futuro. No “toma en cuenta” nuestro pecado. Esa frase se refiere a un asiento en el Libro Mayor de un contador. Cuando hacemos un deposito en el banco, el cajero anota el deposito como un crédito. Cuando retiramos dinero, se hace un débito en la cuenta por dicha suma. Sin embargo, una vez que hemos recibido el perdón de Dios. Nuestras “deudas” son borradas.  No queda registro de nuestros errores ¡Qué verdad tan maravillosa!

Esto es lo que enseña la Biblia. Una vez que ha sido perdonado, Dos no guarda el registro de sus pecados. ¿Es que es un contable descuido? No, Dios es un contador perfecto. Todo contador sabe que la que los libros cuadren, los débitos deben ser compensados por los créditos.  

Dios ha compensado los débitos sus pecados por la justicia perfecta de Jesucristo. Cuando usted confía en Cristo como su Salvador, dios toma la perfección de su Hijo y la suma a su cuenta.  Esta es la transacción espiritual que Pablo dice en Romanos 4:5 En cambio, si alguno cree en Dios, que hace justo al pecador, Dios le tiene en cuenta su fe para reconocerlo como justo, aunque no haya hecho nada que merezca su favor.  Versión DHH