2 DE JUNIO · EL LÍDER QUE AGRADA A DIOS

He llegado a comprender que cuando una persona se debilita en su carácter, sus éxitos carecen de sentido. El carácter de un individuo ejerce una influencia trascendental en el liderazgo que desarrolla. Todo aquel que esté lleno de Dios en su vida, lo reflejará en su carácter, ya que éste da testimonio de que se cuenta con el fruto del Espíritu Santo.

Los líderes que Dios quiere levantar en los días actuales, deben caracterizarse por la firmeza de carácter, el cual se fortalece muchas veces por medio de las pruebas, cuando se deposita plenamente la confianza en Dios.

Por causa de los celos de Saúl, David tuvo que huir a la cueva de Adulam, y su primer ejercito fue conformado por los menos calificados para este trabajo. A David le tomó muchos años trabajar en el carácter de estas personas, ya que debido a su trasfondo tenían muy malas costumbres; pero David tuvo paciencia y sabiduría con ellos, y poco a poco los fue formando hasta llegar a tener uno de los ejércitos más sólidos de aquel entonces, aprendiendo a latir juntos, como si tuvieran un solo corazón. Entre ellos se levantaron varios guerreros, los cuales quedaron registrados en la historia más de treinta hombres como los valientes de David.

El liderazgo de David sobresalió desde el primer momento; pues aprendió a ver a las personas no por lo que aparentaban, sino por la fe en que David los veía a ellos, Por tal motivo invirtió tiempo en ellos animándolos y formándolos hasta hacer de ellos los líderes que estuvieron dispuestos a dar aun sus vidas por proteger a quien llegaron a considerar como el modelo a seguir.

Estoy plenamente convencido que los días que vivimos son días de cambio en los que Dios, de una manera soberana, nos está despertando a un liderazgo con propósito en el que el líder no va a tener como objetivo primordial el forjar un liderazgo alrededor de sí, sino alrededor de Dios. Sé que esta es la necesidad en el mundo actual. ¿Cuándo necesitamos de un liderazgo con propósito?: Cuando los miembros de una comunidad son apáticos a involucrarse en el desarrollo de la misma; cuando el líder siente que ha perdido su autoridad, o cuando las riendas de una comunidad están en manos de personas que carecen de carácter.

El mundo está pidiendo casi a gritos que se manifiesten aquellos líderes que tienen un corazón integro, que sean un ejemplo también a otros.