MARZO 1 · EL INMENSURABLE AMOR DE DIOS

El amor que el Padre Celestial tiene por cada uno de nosotros supera todo entendimiento, pues Él nos ama no por lo que aparentamos ser o por lo que hemos logrado en el pasado, sino que Su amor se basa en el propósito por el cual fuimos traídos a este mundo. El amor de Dios nos fue revelado a través de Su Hijo Jesucristo

El verdadero amor es más que un sentimiento, siempre va acompañado de una acción. El amor de Dios fue expresado al enviar a Su Hijo a tomar el lugar y asumir la responsabilidad de cargos que se habían levantado contra la humanidad. Aunque el Padre sabía que el precio a pagar por la redención era muy alto, no obstante, lo aceptó, y de este modo debió abandonar a Jesús en el momento en que éste más lo necesitaba. Aquel resultó ser el día más negro para el Hijo de Dios, cuando colgado del madero, después de varias horas de agonía, confiando que Su Padre le ayudaría, solo pudo percibir cómo Éste le dio la espalda y lo abandonó a la voluntad de Sus adversarios. “Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?” (Marcos 15:34). 

El Padre tuvo que darle la espalda porque Jesús estaba cargando sobre sí la iniquidad de toda la humanidad apartada de Dios, a la cual estaba reemplazando en su castigo. El sacrificio de Cristo se convirtió en la más grande bendición para todos nosotros. Aunque para Jesús fue un día de tinieblas, para nosotros empezó a brillar la luz de la esperanza. Reciba hoy el amor del Padre.