JULIO 28 · DISCÍPULOS IDÓNEOS

La implementación de la Visión Celular demanda contar con un liderazgo bien preparado. La Visión rompe el esquema tradicional de liderazgo centrado en una sola persona, brindando la oportunidad a todo aquel que haya experimentado un proceso de restauración y capacitación, de ser parte de un equipo de trabajo.

El Señor Jesucristo nos dio el mejor ejemplo de trabajo en equipo al conformar equipo de Doce apóstoles. A quienes preparó derramando su carácter en ellos, a fin de que fueran sus colaboradores durante su ministerio en la tierra. Si Él, siendo el Hijo de Dios, le brindó tanta importancia al trabajo en equipo, ¿por qué no habríamos de hacerlo nosotros? Le tomó tres años y medio formar doce hombres, moldeando el carácter de cada uno de ellos y volviéndolos idóneos para continuar con la visión que Dios le había dado: la salvación del mundo. 

Actualmente, destacamos la importancia del trabajo en equipo tal como lo hizo Jesús, aplicando la estrategia del modelo de los doce para el alcance y el desarrollo de la Visión.

No hay nada comparado al trabajo en equipo. Éste facilita el crecimiento, haciendo que sea continuo y sólido, a la vez que permite la diversidad de funciones en un mismo cuerpo. Entendiendo que la iglesia es el cuerpo de Jesús, conformada por muchos miembros, pero cada uno enfocados con una función especial.  todas dirigidas a un logro de un objetivo común. 

«Pero todas estas cosas las hace uno y el mismo Espíritu, repartiendo a cada uno en particular como él quiere. Porque así como el cuerpo es uno, y tiene muchos miembros, pero todos los miembros del cuerpo, siendo muchos, son un solo cuerpo, así también Cristo» (1 Corintios 12:11, 12).

Cuando se trabaja en equipo: 

  • el esfuerzo es compartido; 
  • se garantiza la continuidad de la obra; 
  • el trabajo no se detiene;
  • la motivación persevera, pues unos a otros se animan; 
  • la multiplicación es más rápida; 
  • se valoran los dones y los talentos de cada persona.  

 

La Iglesia de Cristo no es un edificio construido con ladrillos y adornada con alfombras, sino la conformada por personas de todas las culturas, razas y clases sociales. La iglesia son las personas. Nuestra labor consiste en ganarlas y trabajar cuidadosamente en ellas tal como lo hizo Jesús con sus discípulos