20 DE MAYO · DIOS NOS VE COMO CONQUISTADORES

“Y el ángel de Jehová se le apareció, y le dijo: Jehová está contigo, varón esforzado y valiente.” Jueces 6:12

En la Versión en el Lenguaje actual dice: “El Señor está contigo, valiente guerrero”. Estas fueron las palabras que el ángel del Señor le dijo a Gedeón cuando se le apareció en el momento en que él estaba preparando el trigo para esconderlo de los madianitas. Dios escogió a Gedeón, no por sus grandes virtudes, ni por su gran espiritualidad, tampoco por su linaje familiar, o por su poder económico, etc. Pues nada de esto poseía. Recordemos lo que expresó el apóstol Pablo: “Pues mirad, hermanos, vuestra vocación, que no sois muchos sabios según la carne, ni muchos poderosos, ni muchos nobles; sino que lo necio del mundo escogió Dios, para avergonzar a los sabios; y lo débil del mundo escogió Dios, para avergonzar a lo fuerte; y lo vil del mundo y lo menospreciado escogió Dios, y lo que no es, para deshacer lo que es, a fin de que nadie se jacte en su presencia” (1 Corintios 1:26-29).

Cuando el Señor le dijo a Gedeón: “Ve con esta tu fuerza, y salvarás a Israel de la mano de los madianitas. ¿No te envío yo?” (Jueces 6:14b). Cada palabra dada por Dios a Sus hijos enciende un fuego impetuoso en el corazón, desvaneciendo todo negativismo, tristeza, preocupación o incertidumbre. Gedeón creyó a la Palabra de Dios y aceptó la misión que el Señor le estaba confiando.

El ejército que logró conformar Gedeón fue de 32.000 hombres, para hacer frente al ejército de Madián que tenía 135.000 hombres. El haber logrado reunir 32.000 hombres que habían perdido toda esperanza y que además se encontraban pobres y sin poseer fuerza alguna para pelear, era de por sí una gran hazaña. Pero el Señor le dijo que despidiera a los que tuvieran temor de enfrentar la batalla, como resultado 22.000 de ellos regresaron a sus casas. Y aún a los que quedaron el Señor quiso probarlos para ver quiénes podrían conformar su ejército. Recordemos que dijo a Gedeón que los llevara a beber agua y que pusiera aparte a quienes lo hicieran como perros; sólo 300 lo hicieron de esta manera. Al final la diferencia entre ambos ejércitos era muy grande, ya que los Madianitas superaban a Israel por un amplío margen de 4 a 1.

Ahora, es interesante notar que el Señor le dijo a Gedeón que con esos trescientos hombres le daría la victoria (Jueces 7:7).

¿Qué vio el Señor en esos trescientos? Vio que ellos no soltaron su escudo ni para beber el agua, con una mano sostenían el escudo y con la otra llevaban el agua a la boca y así la lamían.

Estos trescientos fueron los que Dios usó para desbaratar a todo el ejército de Madián, y algo que los caracterizaba era que obedecían fielmente cada una de las indicaciones de Gedeón.

Dios lo único que busca son personas que se atrevan a confiar en Él y le obedezcan en todo lo que Él les mande.