ENERO 15 · DIOS CUMPLE SUS PROMESAS

El Señor ha estado predicándonos desde el principio del mundo sin emitir un sonido alguno, lo ha hecho a través de la creación. Nadie puede permanecer sordo a Su voz, la creación nos habla de un Dios eterno, generoso, creativo, perfecto y exacto. Pensemos por un momento en la variedad de plantas, en la diversidad de animales, en la gran belleza y colorido de las aves, ¿Quién pudo crear tanta perfección? Sólo un ser superior y este es el mismo Dios, Él existe desde la eternidad y es hasta la eternidad. Debemos entender que la Palabra de Dios no es un yugo que la gente no pueda llevar, es una sencilla orientación que indica el camino correcto, es el mapa divino para que no nos desviemos de la senda, es la brújula de Dios para nuestras vidas. El Señor habló como quien tenía autoridad y poder y por eso sorprendió aún a los líderes religiosos más radicales.  Dios anhela que le conozcamos como el Padre más amoroso que existe; Él enfatiza la bendición que viene sobre aquellos que escuchan Su voz, que velan y perseveran diligentemente por el cumplimiento de cada una de Sus promesas. Descubrir el poder de la Palabra es descubrir la vida. Cuando recibimos la semilla de Dios en nuestro corazón sabemos que ninguna de Sus palabras caerá en tierra sin dar fruto, porque lo que Dios dice se cumple. Bienaventurado el hombre que me escucha Estas palabras de Salomón nos llevan a comprender la importancia de estar en quietud para poder oír la voz de Dios y sabemos que la palabra “bienaventurado” significa, extrema dicha. Velando a mis puertas cada día Quien sabe velar es aquel que ha aprendido a perseverar. Velar es mantenerse en fe hasta ver el cumplimiento de cada una de las promesas dadas por el Padre.