titulodia14

reflexionar

“Él le dijo: Está bien, buen siervo; por cuanto en lo poco has sido fiel, tendrás autoridad sobre diez ciudades”. (Lucas 19:17)

Dios premia la productividad, no la inactividad, cuando el Señor delega una responsabilidad él espera que la persona elegida asuma su llamado. Dios hace del líder un soñador. Esto significa que sus ojos espirituales son abiertos y el Señor le revela ese mundo espiritual dándole visión y equipándolo, y no descansará hasta no ver culminada su obra.

El Señor nos presenta la ilustración de un hombre noble que tiene que viajar a un país lejano y llamando a 10 de sus siervos, le entrega a cada uno una mina (Moneda que corresponde a 100 dragmas), dándoles la orden de negociar ese monto mientras él regresaba.

Uno de ellos logró que su mina reprodujera 10 minas mas, el Señor le felicitó diciéndole que había hecho bien su trabajo, lo llamó buen siervo, también lo felicitó por no haber menospreciado esa pequeña responsabilidad, llamándolo fiel en lo poco. De esta manera le confió una responsabilidad mayor; gobernar sobre 10 ciudades.

Algo similar hizo con aquel que multiplicó su mina a cinco minas, le puso sobre cinco ciudades. No obstante, al negligente que permitió el temor, que sabiendo que su señor es hombre severo, que toma lo que no puso y siega lo que no sembró; le llamó mal siervo y lo juzgó por sus propias palabras. Ordenó quitarle la mina y dársela así al que tuvo 10. En ese instante aclara que al que tiene se le dará, mas al que no tiene, aún lo poco que tiene le será quitado.

Cuando Jetro, el suegro de Moisés, lo estuvo visitando en el desierto, vio la manera como Moisés juzgaba al pueblo y el trabajo que hacía era extenuante pues le tomaba todo el día, de manera que su suegro le aconseja diciendo: “Escoge tú de entre todo el pueblo varones de virtud, temerosos de Dios, varones de verdad, que aborrezcan la avaricia; y ponlos sobre el pueblo por jefes de millares, de centenas, de cincuenta y de diez. Ellos juzgarán al pueblo en todo tiempo; y todo asunto grave lo traerán a ti, y ellos juzgarán todo asunto pequeño”. (Éxodo 18:21·22).

La responsabilidad mínima eran 10 personas, y esto quedo establecido como parte de la cultura religiosa de la nación de Israel, prácticamente una reunión pequeña que nosotros llamaríamos células o grupos familiares debería estar conformada por un mínimo de 10 personas. Esto fue lo que aconteció en el aposento alto, donde cada uno de los 12 logró influenciar a nueve personas más. Razón por la cual habían 120 asistentes. Aunque había un dilema sobre quien sería el remplazo de Judas, la suerte cayó sobre Matías, y cuando los líderes estaban completos, al igual que el número de los discípulos, fue que vino el Espíritu Santo sobre los 120, dándose así inicio a uno de los más grandes despertamientos espirituales que se extendió hasta lograr influenciar al Imperio Romano.

Sé que la visión que Dios nos confió, es la estrategia del Espíritu Santo para poder evangelizar en corto tiempo las naciones de la tierra, así como el Señor le confió a cada uno de sus siervos una mina, el premio o el castigo se produjo por la forma como cada uno de los siervos valoró lo que se le había confiado. Los que fueron diligentes, recibieron la recompensa, mientras que el negligente lo perdió todo.

Tomemos el ejemplo del ministerio de Jesús, él recibió una mina, esta mina es la visión que ya él tenía para que la redención se extendiera hasta lo último de la tierra, y para cumplirlo Jesús recibió del Padre 12 discípulos.

“He manifestado tu nombre a los hombres que del mundo me diste; tuyos eran, y me los diste, y han guardado tu palabra”. (Juan 17:6).

Por 3 años y medio Jesús se entregó a la tarea de formar a estas 12 personas, quienes fueron los instrumentos en las manos de Dios para cambiar la historia a través de sus enseñanzas.

declaracion_del_dia

declaracion14

Todo lo que Dios quiere hacer a través de aquellos que rinden su vida a Él es indescriptible, pues el mismo Señor se convierte en la fuerza de conquista que pelea a favor de Sus hijos. Tanto el pequeño como el menor serán exitosos en Sus manos poderosas.

Cuando los tiburones bebés son colocados en un acuario, se limita su desarrollo a tal punto que llegan a la vejez midiendo unos pocos centímetros. Pero si a esos tiburones los sacan al océano, en muy poco tiempo recuperan el tamaño normal. Lo mismo sucede con la persona que nace al espíritu. Quizá ha recibido muchos golpes en la vida, tal vez lo han limitado en su esfera de acción y no alcanza a comprender el Reino de Dios, pero nace al espíritu y en poco tiempo empieza a crecer y a desarrollarse. Todo porque nació del Espíritu Santo en poder y en fe.

memorizar

verso14

orar

paraorar14

DÍA 14 · UN ALAGO DE PARTE DEL SEÑOR

|

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>