15 DE JULIO · DEPENDIENDO COMPLETAMENTE DE DIOS

Aunque usted no lo crea, el nivel mas alto de santidad en el ser humano, es el embrión. recordemos que ni siquiera el mismo Moisés; el hombre mas manso y humilde del mundo. El Señor no le permitió que viera su rostro y le dijo no hay hombre que me vea y continúe con vida.

Antes de que existiera este vasto universo, antes de que hubiera seres en el cielo o la tierra, existía Dios. El cual se entrego con mucho esmero en la creación de lo que seria su obra maestra: el ser humano. Pero antes de ello, le tomo cinco días en la creación del hogar donde este tendría su hogar permanente. Así como los hijos traen el ADN de sus padres al nacer, también la primera pareja tenia la misma naturaleza del Padre Dios.

Aunque el pecado levanto una muralla de separación entre el hombre y Dios, con la venida del Señor Jesús a este mundo, y gracias a su sacrificio en la cruz del calvario, esa barrera fue quitada y se abrió una nueva oportunidad que quedo exclusiva para aquellos que le rinden sus vidas a Jesús. “Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios; los cuales no son engendrados de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, sino de Dios”. (Juan 1:12-13).

El Apóstol Pedro dijo: “Por medio de las cuales nos ha dado preciosas y grandísimas promesas, para que por ellas llegaseis a ser participantes de la naturaleza divina”. (2 Pedro 1:4). Como sabemos La Biblia es el libro de Dios, el cual contiene un promedio de ocho mil promesas; que son extraordinarias. porque nos protege de las abominaciones de este mundo, y nos guía a andar por el camino de la fe, la virtud; el conocimiento, el dominio propio, la paciencia, la piedad, el afecto fraternal, y el amor.

Todo hijo de Dios debe pasar por un proceso en el cual su carácter debe ser moldeado. El Padre Dios muchas veces usa las adversidades para llevarnos a morir a todo aquello que no nos permite cumplir con Su propósito.

Desde que empezamos el ministerio que Dios nos confió, nos hemos enfocado en formar el carácter de los discípulos hasta elevarlos a un nivel de madurez espiritual donde puedan estar al frente de la grey del Señor. Esto implica rendición total a Dios. Jesucristo dijo: “De cierto, de cierto os digo, que si el grano de trigo no cae en la tierra y muere, queda solo; pero si muere, lleva mucho fruto”. (Juan 12:24).

Lo que no muere, no se vivifica. Apreciado amigo le invito a que rinda la totalidad de su vida al Señor y vera como la unción del Espíritu Santo fluirá dentro de su vida.