10 DE ABRIL · CRISTO NUESTRO LIBERTADOR

Somos conscientes que con el paso del tiempo el hombre sin darse cuenta se encuentra en un estado de esclavitud que hasta él mismo se asombra. Lo que diez años atrás era una fuerte dependencia del hombre, en el día de hoy se ve como algo insignificante. Pues si las personas no tienen control sobre la tecnología, ésta se estará convirtiendo en el amo y señor de algunos.

Jesús el hijo de Dios que se hizo hombre, llevó una vida tan normal como la vivían sus propios hermanos. Tanto que algunos de ellos ni siquiera creían en Él.

Al respecto alguien hizo la siguiente reflexión:
“Aunque Él nunca escribió un libro pero inspiró al mayor número de escritores, nunca cantó una melodía, pero ha inspirado a los más grande cantores y músicos, nunca estudió medicina, pero ha inspirado y ha sanado a millones de personas a través de las épocas; nunca fundó una universidad pero ha dado más enseñanzas que cualquier otro hombre; nadie ha escrito tanto acerca de Jesús como lo han hecho los cristianos, porque Jesús es el mismo Dios». (Autor Anónimo)

Todo lo que nosotros conocemos acerca del ministerio del Señor Jesucristo, está condensado en los tres años y medio de Su ministerio, y tuvo el tiempo suficiente para impactar al mundo entero. Su tiempo de silencio, tuvo una duración de treinta años, en los cuales lo que se ha registrado sobre la vida de Jesús es muy escaso.

El Dr Lucas comenta del anciano Simeón, “… quien era un varón piadoso, y esperaba la consolación de Israel, y el Espíritu Santo estaba sobre el. Y le había sido revelado por el Espíritu Santo, que no vería la muerte hasta que viese al ungido del Señor. Y movido por el Espíritu, vino al templo. Y cuando los padres del niño lo trajeron al templo, para hacer por él conforme al rito de la ley, él le tomó en sus brazos, y bendijo a Dios diciendo: Ahora Señor despide a tu siervo en paz, conforme a tu palabra; porque han visto mis ojos tu salvación, la cual has preparado en presencia de todos los pueblos; luz para revelación a los gentiles, y gloria de tu pueblo Israel». (Lucas 2:25-32).

Nosotros los cristianos sabemos que Jesús es el Verbo de Dios ese Verbo encarnado que ha existido por los siglos de los siglos, sabemos que en Él está la Vida, sabemos que Él es la Luz del mundo, y el que le sigue no andará en tinieblas. Sabemos que Él es el Pan de Vida, sabemos que Jesucristo es la resurrección y la vida, y que aquel que cree en Él aunque esté muerto vivirá, resucitará.

El Dr. Billy Graham, decía que el ser humano es parecido a esos hermosos vehículos que están siendo exhibidos en vitrina, hermosos por fuera pero sin una gota de gasolina por dentro; el hombre muy hermoso por fuera, aparenta ser lo mejor de la sociedad pero por dentro no tiene el combustible del Espíritu Santo, y por lo tal éste está muerto espiritualmente.