2 DE MARZO · ¿CONTRA QUIÉN ES NUESTRA LUCHA?

Dios te da la fortaleza. Es como un padre que lleva su pequeña hija de 2 años al campo de béisbol, la niña toma el bate pero no tiene la suficiente fuerza para impulsarlo y darle a la pelota, el padre se coloca detrás de la niña y toma también ese mismo bate y junto a ella batea la pelota para hacer una carrera y dejar que su pequeña hija corra por el campo recorriendo cada base, esforzándose con todas sus débiles piernitas para llegar a la meta, al home y hacer esa carrera.

Así Dios te ayudará a hacer la carrera pero no correrá la carrera por ti, necesitas tomar aliento y emprender la marcha hacia la meta, superar cada base, cada obstáculo, y con valentía llegar a tus objetivos.

La fortaleza de Dios es perfecta en nuestra debilidad. No te desanimes porque sientes que no tienes las fuerzas, Dios la tiene y eso es más que suficiente!.

Dios es un verdadero padre de quien procede todo buen regalo, y todo don perfecto, es lo que siempre habías anhelado tener, es la fuente de la bendición, el que te ayuda en tu debilidad y te dice que No tengas miedo.