3 DE JULIO · CONQUISTANDO TODO A TRAVÉS DE LA FE

Cuando usted escucha hablar acerca de Dios, ¿en qué piensa? ¿Es capaz de creer que existe un ser Todopoderoso que puso en orden todo el sistema de cosas que nos rodea? ¿Cree también que Él es el principio de la vida y quien sustenta todo cuanto existe con la Palabra de su poder porque todo comenzó en Él y volverá a Él? Se ha preguntado usted ¿quién le dio entendimiento al hombre juntamente con la capacidad de escoger entre lo bueno y lo malo? ¿Cree que el hombre es pecador que merecía la condenación eterna pero que Dios preparó un plan de redención a través de Jesucristo? Si le es difícil responder a estos interrogantes, Creo que esta enseñanza le ayudara a darle mas claridad al respecto.

Si ha respondido afirmativamente, le felicito y es mi deseo que usted pueda crecer en fe. entendiendo que la fe en Jesucristo es lo único que le permite al creyente tener una vida victoriosa gozando de las bendiciones de Dios, pero esa fe es desatada cuando tenemos un acercamiento sincero a Dios mediante la lectura de su Palabra. Esa fue la experiencia que yo tuve después de haber sido desafiado a leer la Biblia cuando escuché a mi profesor de filosofía atacar los dogmas más sagrados; esto me motivo a leerla y en la medida que avanzaba el la lectura, me sentí desafiado a tener un encuentro con Dios y esto me llevo a conocerlo personalmente. y no sólo descubrí mi condición pecaminosa, sino que conocí a Jesucristo como mi Señor y me salvador.

El escritor a los Hebreos dijo: “Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve”. (Hebreos 11:1). Esta palabra de solo dos letras fe, encierra tanto poder, que todo cuanto nos parece imposible es alcanzado y conquistado a través de ella actuando de acuerdo con la Palabra de Dios. Es tan importante el mover de la fe que sólo en el Nuevo Testamento esta palabra es mencionada unas 128 veces.

“Digo, pues, por la gracia que me es dada, a cada cual que está entre vosotros, que no tenga más alto concepto de sí que el que debe tener, sino que piense de sí con cordura, conforme a la medida de fe que Dios repartió a cada uno”. (Romanos 12:3).

Para nosotros poder tener la medida de fe correcta hay que vencer muchos obstáculos como pensamientos de temor, donde más trabaja el adversario es en las mentes de las personas. Razón por la cual el apóstol relaciona lo uno con lo otro, habla de que nuestros pensamientos deben ser con cordura, o equilibrados con la palabra de Dios. Abraham: “Creyó en esperanza contra esperanza, para llegar a ser padre de muchas gentes, conforme a lo que se le había dicho: Así será tu descendencia”. (Romanos 4:18).