22 DE JULIO · CONOCIENDO AL ESPÍRITU SANTO

Por lo general la mayoría de los apóstoles que Jesús había escogido no entendían que la obra fundamental de la redención se lograría a través de la crucifixión. Poco antes de que esta se llevara a cabo Jesús les dijo que era conveniente para ellos que Él se fuera para que viniera el Consolador a sus vidas. Cuando conocemos al Espíritu Santo, Él empieza a obrar en nuestras vidas de una manera sobrenatural ayudándonos a vivir la vida cristiana, a crecer en la relación con Él hasta alcanzar la plenitud de la estatura del Señor Jesucristo.

Tenemos una gran meta y un gran ideal establecido por el Señor Jesús, que es el de llegar a ser como Él fue en esta tierra. Pero esto solamente podemos lograrlo si permitimos que el Espíritu Santo viva dentro de nosotros. Para lograrlo es fundamental retener Su unción en nuestros corazones, Jesús al respecto dijo: “Él me glorificará; porque tomará de lo mío, y os lo hará saber. Todo lo que tiene el Padre es mío; por eso dije que tomará de lo mío, y os lo hará saber” esto está en Juan 16:14-15 esto nos confirma que el Espíritu Santo es el único administrador de las riquezas divinas.

En el Antiguo Testamento el mundo conoció el ministerio del Dios Padre. A través del nacimiento, del ministerio, la muerte, la resurrección y ascensión del Señor Jesús al cielo el mundo conoció el ministerio del Dios Hijo; pero con la venida del Espíritu Santo en el día del pentecostés se dio inicio al ministerio del Espíritu Santo. El Padre y el Hijo comparten la totalidad de la riqueza infinita a través del Espíritu Santo, Él es quien revela la Palabra, la interpreta y la da a conocer a Su iglesia. Si mantenemos una amistad estrecha con el Espíritu Santo, lograremos tener acceso a los tesoros divinos y Él se encargará de otorgárnoslas para que las disfrutemos, la fe en Jesucristo nos da derecho legal a Sus riquezas pero la comunión con el Espíritu Santo es la que nos permite disfrutarlas.

Cuando glorificamos a Jesús con nuestros actos el Espíritu Santo se goza y hace crecer Su poder en nosotros entregándonos las bendiciones de Su gracia, Jesús dijo: “El que cree en mí, como dice la Escritura, de su interior correrán ríos de agua viva. Esto dijo del Espíritu que habían de recibir los que creyesen en él; pues aún no había venido el Espíritu Santo, porque Jesús no había sido aún glorificado” esto lo encuentra en Juan 7:38-39 y también afirma “Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad; porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que habrán de venir” esto está Juan 16.13.