28 DE JULIO · ¿CÓMO TRAER LA GLORIA POSTRERA?

El templo de Dios era el eje de dirección para Israel, sin embargo, el pueblo permitió ciertas indiscreciones que trajeron los juicios de Dios sobre su nación. Una de las consecuencias fue la destrucción del templo, por esta razón sufrieron muchas adversidades como la división de Israel que de las doce tribus, diez fueron esparcidas por diferentes naciones y las otras dos tomaron otro rumbo.

El mismo Señor, a través del profeta Hageo presentó tres aspectos trascendentales para traer la gloria postrera a la casa de Israel, “Subid al monte, y traed madera, y reedificad la casa; y pondré en ella mi voluntad, y seré glorificado, ha dicho Jehová” esto lo podemos encontrar en Hageo 1:8.

Podemos identificar tres aspectos importantes que el Señor da para poder construir la casa de Dios y que al mismo tiempo son una enseñanza para nuestras vidas:

1. SUBIR AL MONTE.
El rey David dijo en Salmos 24.3: “¿Quién subirá al monte de Jehová? ¿Y quién estará en su lugar santo?” ¿a qué monte se refiere el rey David y el profeta Hageo?, están hablando del monte de Dios, donde está la Presencia divina. Más adelante vemos que David da la respuesta a la pregunta que formuló diciendo: “El limpio de manos y puro de corazón, el que no ha elevado su alma a cosas vanas, ni jurado con engaños. Él recibirá la bendición de Jehová” esto está Salmos 24:4 y 5ª.

2. TRAER MADERA.
La madera es un prototipo de la Cruz donde murió Jesús, podemos ver en Lucas 9.23 y 24 lo que Jesús expresa al respecto: “Y decía a todos: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día, y sígame. Porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá; y todo el que pierda su vida por causa de mí, éste la salvará.” Y en Lucas 14.27 afirma: “Y el que no lleva su cruz y viene en pos de mí, no puede ser mi discípulo.”

3. REEDIFICAR LA CASA.
En su carta a los Efesios, Pablo les dijo: “Edificados sobre el fundamento de los apóstoles y profetas, siendo la principal piedra del ángulo Jesucristo mismo” esto está en Efesios 2:20, si miramos el desarrollo de la iglesia en los años que siguieron a los apóstoles y a los padres apostólicos que eran los discípulos de los apóstoles, nos daremos cuenta que esta fue una época en la cual la iglesia ardía en fuego por el Señor. Ellos entendieron lo que Jesús declaró: “Las puertas del Hades no prevalecerán contra la iglesia.” Esto está en Mateo 16:18b.

En Hechos 6.7 dice: “Y crecía la palabra del Señor, y el número de los discípulos se multiplicaba grandemente en Jerusalén; también muchos de los sacerdotes obedecían a la fe.” Esta promesa lo incluye a usted, Dios quiere que usted sea Su instrumento para hacer que la gloria postrera sea mayor que la primera, trayendo un avivamiento a su vida, a su familia y a su nación.