3 DE JULIO · CÓMO ALCANZAR LAS BENDICIONES

La mayoría de las personas quieren mejorar su estilo de vida, por ese motivo se capacitan y se preparan, sin embargo, de acuerdo al propósito divino, todo eso es secundario; la prosperidad de Dios para Sus hijos va muy ligada a la vida espiritual de las personas.

La confianza en Dios, implica ausencia de egoísmo para poder conectarnos con Su Palabra, ésta nos permite encontrar todas las promesas que el mismo Señor estableció para nuestras vidas y que tienen que ver tanto para este tiempo como para la eternidad. Sin embargo, la estrategia del enemigo es hacer que las personas pierdan su confianza en Dios, que se sientan desilusionadas de Él y que crean que Dios les falló, pero confiar en Dios, es la fuerza de resistencia en medio de la adversidad. Lo primero que hizo Satanás con Adán y Eva en el huerto del Edén, fue robarles la confianza en Dios haciéndoles creer que la promesa que Dios les había dado no era verdadera y que habían sido engañados; cuando usted duda de Dios le está diciendo en otras palabras, que Él lo engañó y le mintió.

El salmista nos invita a que disfrutemos de la relación correcta pues tenerla siempre traerá mucha alegría en el Salmo 37.4 dice: “Deléitate asimismo en Jehová, Y él te concederá las peticiones de tu corazón.” Uno de los mejores ejemplos de lo que es el deleite, lo encontramos en el matrimonio; pues la armonía del mismo, se va a ver reflejado en los hijos, los nietos así como en el ambiente y la solidez de la familia. Basado en mi propia experiencia, le puedo decir que compartir con mi esposa no es una carga sino que es un deleite, cuando dejamos de vernos por algunas horas, mi deseo es llegar pronto a casa para decirle cuánto la amo, siempre disfrutamos mucho el tiempo que compartimos juntos porque nunca mi esposa es una carga, ni la veo como a una persona que me fastidie o invada mi espacio, siempre le expreso con mis palabras y mis actos que la amo además ninguno de los dos guardamos secretos.

Es importante que usted no vea la oración como una carga sino por el contrario que usted pueda regocijarse en Dios y sentir que es la experiencia más gratificante., recuerde lo que dice el salmista, “Entrégale a Dios tu amor, y él te dará lo que más deseas”, algunas oraciones no son contestadas porque Dios ve que las personas no se deleitan con Él, pero si lo hacemos veremos Sus bendiciones en nuestras vidas.

En el Salmo 37.5 declara “Encomienda a Jehová tu camino, Y confía en él; y él hará.” Esto nos enseña que la vida del ser humano está llena de planes en los que la mayoría han sido establecidos en la lógica pero no fueron obtenidos en oración; cuando el salmista dice “Encomienda al Señor tu camino” está haciendo una invitación a que poner sus planes delante de Dios y a esperar Su aprobación. Hechos 11.10 dice “Porque esperaba la ciudad que tiene fundamentos, cuyo arquitecto y constructor es Dios.” Dios espera que así como Abraham siempre mantuvo sus ojos puestos en la promesa divina usted confíe en la promesa que Él ya le dio.