22 DE ENERO · BENEFICIO DE LA SANTIDAD

Hace más de dos mil años atrás Jesús vino al mundo para salvarnos, murió por nuestros pecados y
como señal de victoria, resucitó al tercer día. Y antes de ascender al cielo, dijo que cuando todo
esté listo, volverá para llevarnos y así estar siempre con Él.

Lo cierto es que Jesús regresará pronto y que en la casa de Dios hay un lugar especial preparando
para ti. Pero mientras esperamos el regreso de nuestro Salvador, no olvidemos que como hijos de
Dios tenemos algunos deberes que cumplir. (Romanos capítulo 12)
1.- Dedicar nuestra vida a Dios en santidad y hacer todo lo que le agrada.
2.- No imitar las actitudes y costumbres del mundo.
3.- Ser humildes y ayudarnos entre hermanos.
4.- Amarnos sinceramente unos a otros y dejar lo malo.
5.- Trabajar con mucho ánimo para Dios y no ser perezosos.
6.- Vivir alegres con la esperanza que tenemos y no dejar de orar nunca.
7.- Brindar ayuda a los que necesitan y recibir bien a quienes nos visitan en casa.
8.- Bendecir a quienes nos intentan lastimar y orar por ellos.
9.- Vivir en armonía con todos y no ser orgullosos.
10.- No pagar mal a nadie y hacer siempre lo correcto.
Te animo a poner en práctica cada uno de estos consejos y perseverar hasta el fin. No olvides que
la mejor decisión que puedes tomar es aquella que agrade a Dios y no a las personas.