23 DE JULIO · AYUDANDO A SALVAR A OTROS

Todo ganador de almas debe saber que la salvación de las personas depende del encuentro que estas tengan con Jesús, Dios nos ha confiado la sublime misión de ayudar a otros a que puedan tener ese encuentro con Su Hijo y debemos ser diligentes en rescatar a quienes están en tinieblas trasladándolos a la luz admirable de la verdad y mostrarles un camino mucho más excelente del que ya conocen.

Podemos ver cuatro aspectos que sobresalen en la vida de estos cuatro amigos del paralítico, los cuales Dios usó para que este no sólo fuera salvo sino también recibiera la sanidad:

Sintieron compasión. “Entonces vinieron a él unos trayendo un paralítico, que era cargado por cuatro” esto está en Marcos 2:3, las personas que sufren de parálisis corporal, muchas veces se ven confinadas a vivir en soledad; en el plano espiritual también existen muchas personas paralizadas por causa del pecado pero cuando se despierta la compasión, se busca la forma de ayudarles y se les motiva en la fe del evangelio.

Fueron osados. “Y como no podían acercarse a él a causa de la multitud, descubrieron el techo de donde estaba, y haciendo una abertura, bajaron el lecho en que yacía el paralítico” recuerde que esto está en Marcos 2.4. Los cuatro amigos del paralítico eran hombres audaces, pues se atrevieron a hacer algo que nadie antes había hecho, como se dieron cuenta de que era prácticamente imposible llegar hasta donde Jesús estaba, decidieron subir al techo de la casa y de esta manera, bajar a su compañero hasta donde se hallaba el Médico divino, la intrepidez va muy ligada a la fe, pues nos lleva a hacer cosas diferentes, cosas inspiradas por el Espíritu Santo; nos hace superar cualquier obstáculo, nos insta a seguir y a no descansar hasta ver a las personas rendidas a los pies de Jesús.

Fueron motivadores. Posiblemente los cuatro acompañantes del paralítico tuvieron que insistirle a su amigo para que aceptara acudir a la reunión con Jesús, según se aprecia por los resultados, se podría deducir que la motivación fue buena, pues lo pudieron llevar delante de Jesús, a través de nuestras palabras debemos dar ánimo a quienes nos rodean, también es acertado memorizar los textos bíblicos adecuados para darles mayor confianza.

Fueron humildes. “…era cargado…” esto lo dice en Marcos 2:3, el simple hecho de cargar sobre sus hombros a una persona y llevarlo de un lugar a otro es un acto de humildad, eso fue lo que hicieron los cuatro amigos del paralítico, no obstante, la humildad es parte de la naturaleza del Señor Jesús y si lo tenemos a Él presente en nuestra vida tendremos esta cualidad. Pablo escribió: “Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús.” Esto está en Filipenses 2.5.