17 DE DICIEMBRE · ANDAR EN LUZ Y COMUNION DA PURIFICACIÓN

¿Cuántas de nosotras cuando miramos nuestro closet, empezamos a mirar ropa que no nos sirve, que está pasada ya de moda, y hasta que no nos gustan? Es en este momento en el que decimos es tiempo de recoger, y de organizar nuestro clóset (armario).

Cuando nos mudamos y como todas saben, este es el mejor momento, para revaluar todo nuestro ajuar conde nos encontramos ropa de años que esta guardada esperando para ser usada en una ocasión especial, también ropa que no nos queda porque iba a rebajar en algún momento, ropa por si la necesitas, ¡wow! También carteras, zapatos, etc. Que mucho guardamos las mujeres… somos expertas, y los hombres nos dicen: ¿cómo nos atrevemos a decir que no tenemos ropa y ni siquiera nos cabe en nuestro clóset Pero, es que solo nosotras entendemos estas necesidades como mujeres.

Algo para meditar cuántas cosas tenemos guardadas innecesarias en el clóset, yo creo que si pasan tres meses y está guardado es que en realidad no es necesario.

Sabes que de la misma forma que mantenemos cosas en nuestro armario, así mismo guardamos cosas en el clóset de nuestro corazón que son inútiles para nuestra vida.

Tomate un momento, detente ahora por un instante y analiza: ¿qué tienes guardado de tantos años que no permite que tengas suficiente espacio en el clóset de tu corazón? Cuando pensamos en esto, podemos darnos cuenta que es tanto así lo que llena este corazón que no podemos albergar NADA NUEVO, hasta que nos puede impedir para dar más amor a los demás.

Cuando se ocupa todo este espacio para situaciones y el pasado innecesario, no podemos hacerle el espacio indicado a lo nuevo que Dios desea mostrarnos, y realizar en nuestra vida.

Toda nuestra vida puede ser renovada y transformada por Dios a través del Espíritu Santo. Dios desea organizar el clóset de nuestro corazón, si tomamos la decisión de que Él lo haga. Permitamos que el revalúe nuestro corazón en este día, y veremos que grandes cosas Él hará.