JULIO 20 · AGRADECIDOS CON DIOS

Los cristianos sabemos que Jesús es el Verbo de Dios. Ese Verbo encarnado que ha existido por los siglos de los siglos; sabemos que en Él está la vida, que Él es la luz del mundo y que aquel que le sigue no andará en tinieblas. Sabemos que Él es el Pan de Vida. Que Jesucristo es la resurrección y la vida, y que el que creyere en Él aunque esté muerto vivirá, resucitará.

Cuando un general romano obtenía una victoria, el Senado se reunía y aprobaba como ley el honrarlo. Se le asignaba una carroza jalada por un caballo blanco, el general iba en ella y el pueblo salía a aplaudirle, todos proclamaban vítores y ovaciones a ese hombre por el triunfo obtenido. Detrás del general iban encadenados aquellos que él había logrado tomar cautivos. También estaban los animales que había cazado; quizás ese general había logrado atrapar alguna bestia salvaje, un oso, un león, un tigre, que exhibía ante el pueblo porque era señal de su victoria.

Pablo dijo que Jesús despojó a los principados y potestades y los exhibió públicamente triunfando sobre ellos en la cruz (Colosenses 2:15). Jesús despojó a aquellos poderes demoníacos que oprimían al ser humano con toda clase de vicios, pecados y deseos impuros. El Señor les quitó todo el poder, los encadenó y los exhibió como su gran triunfo en la Cruz del Calvario. Pablo dijo:

“Mas a Dios gracias, el cual nos lleva siempre en triunfo en Cristo Jesús, y por medio de nosotros manifiesta en todo lugar el olor de su conocimiento”

(2 Corintios 2:14).

Esto quiere decir que usted no está en la muchedumbre aplaudiendo al general victorioso, sino significa que usted va en la carroza donde va su general llamado Jesús. El triunfo es la proclamación de la gratitud por haber derrotado al enemigo, es la expresión de júbilo por la victoria después de ganar la batalla.

Usted puede hacer suya esta verdad poderosa y aplicarla por la fe, disfrutando del poder de Su gracia en cada una de las áreas de su vida. La validez de Su sacrificio es eterna y es por esto que está vigente para cada uno de nosotros hoy.