Piense por un momento en la situación que vivieron los apóstoles, por varias semanas experimentaron emociones encontradas, vieron como su maestro había entrado de una manera triunfal a Jerusalén siendo aclamado por el pueblo; no obstante, ese momento en el que lo vieron ser honrado por la gente no duro mucho. Al poco tiempo todo el panorama cambió, Judas lo traicionó y le vendió por 30 monedas de plata. En ese instante los discípulos sintieron que sus esperanzas y sueños a través de la redención de Jesús se esfumaban.

Los apóstoles que habían acompañado a Jesús por tres años y medio vieron como en poco tiempo sus sueños se disipaban; presenciaron como su maestro era flagelado, torturado, escarnecido y finalmente crucificado.

Al ver a Jesús dar su último suspiro, escucharon cuando clamó y dijo: “Padre en tus manos encomiendo mi espíritu”.

Sin embargo, que gran alivio sintieron cuando se les apareció después de haber resucitado de entre los muertos, sellando su encuentro dándoles esta tremenda promesa: “He aquí, yo enviaré la promesa de mi Padre sobre vosotros; pero quedaos vosotros en la ciudad de Jerusalén, hasta que seáis investidos de poder desde lo alto” (Lucas 24:49). Fortalecidos en esta palabra perseveraron en oración hasta ser llenos del Espíritu Santo. Ese día fueron hechos participes de la naturaleza Divina, porque el Espíritu Santo había venido a morar en sus vidas.

Aquel día los corazones de los que tuvieron esta vivencia jamás volvieron a ser los mismos. Pedro ante las críticas de la gente se levantó lleno de autoridad y testificó de Jesús impactando la vida de 3 mil judíos, quienes a partir de ese momento se decidieron por Jesucristo.

Así como el Espíritu Santo estuvo en Jesús, ahora él quiere morar en los corazones de todos aquellos que se apropien de sus promesas.

declaracion39

memorizar39

temasoracion6sept

8 NOVIEMBRE · PIEDRAS VIVAS

|

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>