“Por la fe Noé, cuando fue advertido por Dios acerca de cosas que aún no se veían, con temor preparó el arca en que su casa se salvase; y por esa fe condenó al mundo, y fue hecho heredero de la justicia que viene por la fe” (Hebreos 11:7).

La sociedad en la que vivía Noé no era muy diferente a la que se desarrolla actualmente. En el libro de Génesis podemos verlo: “Y dijo Jehová: No contenderá mi espíritu con el hombre para siempre, porque ciertamente él es carne; mas serán sus días ciento veinte años… Y vio Jehová que la maldad de los hombres era mucha en la tierra, y que todo designio de los pensamientos del corazón de ellos era de continuo solamente el mal” (Génesis 6:3·5).

En aquel entonces los deseos y el propósito de las personas estaban dirigidos a hacer el mal y vivir en pecado, dando libertad al placer y los vicios de este mundo. «Porque como en los días antes del diluvio estaban comiendo y bebiendo, casándose y dando en casamiento, hasta el día en que Noé entró en el arca, y no entendieron hasta que vino el diluvio y se los llevó a todos, así será también la venida del Hijo del Hombre». (Mateo 24:38·39)

Noé tuvo la capacidad de entender el juicio que venía sobre el mundo. Fue así como el juicio y la destrucción no lo tomaron fuera de lugar, por el contrario preparó todo para salvar a su familia de la catástrofe y la muerte.

Como hijos de Dios debemos buscar la forma de generar un ambiente que proteja a nuestra familia, un lugar donde la maldad de este mundo no pueda tocarnos. He comprendido que la mayor protección que podemos encontrar para nuestras familias es la de vivir sirviendo a Dios en su obra. Ejemplo que he logrado ver no sólo en mi hogar sino en el de cada familia que integra la iglesia.

En el instante que el Señor habló a mi corazón para que le sirviera, comprendí que este llamado no era sólo para mi sino que también involucraba a toda mi familia. Al comprender esta gran verdad vino una protección sobrenatural sobre mi casa pues fue como entrar al arca del ministerio y ver que Dios guardaría nuestras vidas del juicio.

Lo invito a que junto a su familia tome la decisión de servirle a Dios con todo su corazón, sé que a través de la Sangre de Jesús, su vida y la de su hogar, serán protegidas del mal.

declaracion8dic

verso8dic

temasoracion6sept

 

8 DICIEMBRE · BRINDANDO SEGURIDAD A LA FAMILIA

|

138 comentarios